Paternidad activa

La paternidad activa consiste en involucrarnos con nuestros hijos. Es una paternidad que no se queda en proveer económicamente, es involucrarnos en todos los aspectos de la crianza, desarrollo y bienestar, es darnos tiempo para interactuar positivamente con ellos y ellas.

Normalmente los papás piensan que la paternidad activa es solamente lo que tiene que ver directamente con lo que hacen con sus hijos. Pensarlo así ya es un avance, definitivamente es mejor pensar que me tengo que involucrar con ellos a sólo creer que mi trabajo es dar dinero y que ahí acaba la cosa.

Sin embargo, desde la paternidad activa también tenemos que pensar en el ambiente en el que se desarrollan nuestros hijos.

El artículo 18 de la Convención sobre los Derechos del Niño establece que:

“…ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño”.

 

Hagamos un pequeño experimento mental, por un momento imagina que todas las personas (fuera de la escuela) que cuidan, atienden, interactúan con tus hijos han desaparecido. Tanos ha chasqueado y ¡pum! Ya no están.

Tus hijos están 100% al cuidado de ti… ahora empieza a hacer una lista de lo que habría que hacer con y por ellos para que su día salga adelante.

Día del padre
Paternidad activa

Yo lo haré con un día “tradicional”, sería levantarlos a tiempo para que vayan a la escuela, vestirlos, peinarlos, preparar el desayuno, preparar el lunch, darles el desayuno, lavarles los dientes, preparar las mochilas, llevarlos a la escuela.

¿Seguimos? Recogerlos de la escuela, comer (espero ya hayas preparado la comida), lavarse los dientes, ver si hay tareas, llevarlos al futbol, regresarlos, bañarlos, vestirlos para dormir, preparar la cena, mandarlos a dormir.

Pero acuérdate que estás completamente solo ¿recuerdas… chasquido de Tanos? Entonces, te falta lavar los platos del desayuno, de la comida de la cena, ¿habías tendido las camas? ¿ya es momento de poner ropa a lavar antes de que no tengan qué ponerse?

La paternidad activa va más allá de jugar con ellos, también tiene que ver con tener un ambiente adecuado y preparado para su desarrollo.

Honestamente, después de leer lo que mínimamente hay que hacer en un día ¿Cómo estás? ¿estás poco o muy involucrado?

Visto así se ve muy negativo, pero tiene un aspecto positivo. Muchos papás se quejan de que no pueden ejercer su paternidad porque cuando llegan de trabajar los niños ya están dormidos, peor ahora con esto puedes ver ¡que no es así!

Resulta que hay más que puedes hacer y aunque no es la parte divertida de lidiar con los niños, definitivamente es una parte súper importante de su desarrollo.

Además estarías realmente cambiando los patrones tradicionales tan negativos que tenemos los hombres de comportarnos.

La paternidad activa tiene beneficios en el desarrollo, realmente podemos hacer una gran diferencia. Resulta que quienes han tenido un papá presente y afectivo tienen:

  • Mejor desempeño escolar
  • Mejor autoestima
  • Más herramientas para enfrentar las dificultades de la vida
  • Mayor bienestar psicológico
  • Más probabilidad de convertirse en papás comprometidos
  • Mejores habilidades sociales

No sé, pero la verdad si quiero esos beneficios para mis seres queridos.

Me temo que hay enemigos de la paternidad activa. Algunos son muy fáciles de ver, otros… no tanto.

Te comparto algunos de los obstáculos para ejercer la paternidad activa:

  1. Machismo (no lo vi venir…#not). Por ejemplo, creer que el cuidado de los hijos es tema de las mujeres y que tú “ayudas”. Ne memes.
  2. Algunos distractores presentes pueden interferir como la T.V., el celular, entre otros.
  3. No estar atento a las necesidades de los niños.
  4. La creencia de que el papá no es tan importante o de plano que es reemplazable.
  5. Conflictos constantes con la pareja
  6. Caer en la trampa de ser trabajólico.
  7. Estrés (económico, laboral, social, etc.
  8. Violencia intrafamiliar.

Como ves hay varios enemigos de la paternidad activa, hay retos importantes como que tienes que arrimar hombro en lo que corresponde al hogar y también hay sugerencias de conductas que puedes tener diariamente.

En el top de la lista está lo más obvio: quiérelos incondicionalmente.

Diviértete con la paternidad
Diviértete con la paternidad

Celébrale sus actividades, aprendizajes, actividades. Recuerda que para ellos tu aprobación es vital, ellos todavía no tienen estas ideas de que hacen “lo que es su obligación”.

Hay que ser firmes y sobre todo respetuosos para poner límites.

Este punto es delicioso: hay que abrazarlos cuando experimenten pena, enojo, miedo. Te lo digo como terapeuta, no los haces débiles al hacer esto (eso no existe…nuevamente… ne memes) de hecho los haces fuerte.

Acompáñalos a la hora de comer, a la hora de acostarse y ¡platiquen! De todo lo que se te ocurra.

Cuando te diga o comparta algo míralo a los ojos.

La paternidad activa no es tan difícil, seguramente viste que hay puntos que ya haces y seguramente viste que hay otros que pueden recibir tu atención.

Los beneficios de la paternidad activa te acompañarán toda la vida, intenta iniciar con lo que se te haga más sencillo.

Espero te animes a relacionarte diferente, lo peor que te puede pasar es que te diviertas aprendiendo.

¡Viva la paternidad activa!

 

 

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.