Viajar en avión ¡suerte!

La primera vez que viajamos en avión mi hija tenía un año con un mes, pensé que iba a ser más difícil, sin embargo fue sencillo y creo que lo que más me angustiaba era que al final del vuelo hubiéramos sido los “del bebé que no dejaba de llorar”. 

Volamos con Interjet, la verdad nada que comentar ni bueno ni malo, fue un vuelo de hora y media sin turbulencia (el de ida) y la verdad es que fue muy buena decisión salir muy temprano ya que le cortamos el sueño y en cuanto el avión tomó velocidad en la pista, literalmente fue como si a mi hija le bajaran el interruptor y simplemente se quedó dormida todo el tiempo.

Así uno pensaría ¿qué tiene de entretenida la entrada si la bebé iba dormida? pues lo entretenido de la entrada es que hay una serie de recomendaciones que vale la pena tomar en cuenta.

La primera recomendación es la carriola, al principio nosotros como padres primerizos compramos una carriola como si fuéramos a cruzar pantanos, ya sabes, llantas grandes, estructura de aluminio, en fin un mini tanque, claro que al considerar que la carriola es equipaje de mano lo mejor que pudimos hacer es ir a comprar la mejor carriola del mundo… una de bastón de Wal Mart… mega barata y que a la fecha es la de batalla ¿y la otra? en una esquina como trique.

Carriola ligera y barata para que sea fácil llevarla.

La segunda recomendación es que en la medida de lo posible consideres los horarios del vuelo, claro que no falta quien tiene la mala suerte (a mí no me ha pasado ¡yei!) de que su vuelo se retrase, a ellos mis condolencias y les pido que escriban una entrada de ¿cómo sobrevivir cuando el vuelo se atrasa?.

En el viaje de ida se entretuvo mucho caminando, ya andaba en la práctica de sus primeros pasos y para facilitarnos la vida le compramos un arnés, una pecherita de lo más práctica del mundo que nos permitió pasear muy bien en el aeropuerto.

Yo supongo que fue un sesgo, pero vi más niños de lo normal en el vuelo así que tuve suerte en esa parte, aunque me preocupaba que el llanto en caso de aparecer se esparciera como fuego en almacén de pólvora; nada mas de imaginar un vuelo con por lo menos tres chamacos haciendo berrinche pone los nervios de punto hasta el más experto en control de emociones.

Nos fue muy bien, pero creo que si viajamos en avión este año la historia será diferente, mi hija ya no duerme como antes, se la pasa disfrutando todos los estímulos del ambiente y no se calla… simplemente ensaya todo el tiempo su ¿vocalización?

Recuerdo con mucho gusto el viaje que hicimos, pude estar toda una semana con mi hija las veinticuatro horas seguidas y eso no lo cambio por nada. Espero este año nos vaya bien si viajamos y definitivamente espero no tener que subir una historia de terror en el avión.

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

1 comentario en “Viajar en avión ¡suerte!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.