Bebé, su primer mes de vida y tus cambios

Bebé, bebé, bebé… el primer mes vida de un bebé, o sea del inicio de tu sentencia, es el más complicado de todos. En parte porque no tienes referentes para poder lidiar con lo que se te ha venido encima.

Si es tu primer bebé entonces verás que no sabes en la que te has metido, si es tu segundo entonces no aprendiste nada de lo que uno deja dormir y… verás que no sabes en la que te has metido. 

LEER MÁS…Bebé, su primer mes de vida y tus cambios

Siempre será la primera vez

¡Hagan sus apuestas! ¡Elijan el día! Pueden poner su dinerito desde el día de hoy hasta el viernes de la siguiente semana ¡porque ya va a nacer!

¿Y yo? Pues me muero de miedo. Pensarías que como ya tengo una hija me sentiría como pez en el agua con la llegada del segundo ¿verdad? Pues no. Estoy hecho un manojo de emociones justo como la primera vez. 

LEER MÁS…Siempre será la primera vez

¿Lo amaré? la llegada del segundo hijo

Pues cada día está más cerca la llegada de nuestro hijo, es muy diferente esta vez que se supone ya sabemos qué hacemos…se supone…

Evidentemente ha habido cambios en la manera en la que hemos resuelto los retos del embarazo, por ejemplo ya sabemos que comprar y que no. Ya sabemos qué es realmente una necesidad y qué es necedad. 

LEER MÁS…¿Lo amaré? la llegada del segundo hijo

La vuelta del Viaje

Un buen día me dí cuenta de que algo le faltaba al cuadro familiar, estábamos en la sala, mi hija estaba jugando, mi esposa viendo sus cosas y yo leyendo. En ese cuadro me percaté que no sentía cierre, que me faltaba algo: otro hijo.

Me cayó como balde de agua helada ¿yo? ¿con ganas de otro/otra? Después de haber defendido a capa y espada el porqué sólo quería a mi hija ¡YO! ¡CON GANAS DE OTRO! 

LEER MÁS…La vuelta del Viaje

Los primeros 1000 días de vida

Los primeros 1000 días son la base del desarrollo de un ser humano. Así de simple mis estimados padres, el número mágico para meter masivamente la pata son los primeros 1000.

En mi consulta hay muchas chicas y chicos (arriba de 28 años) que están pensando en tener bebés. La historia podría quedar ahí, pero lo que los une sin conocerse es que tienen miedo, están muy asustados de convertirse en papás y en mamás. 

LEER MÁS…Los primeros 1000 días de vida

No seas egoísta

Hay que partir de una realidad horrible: los roles de género no han cambiado. A mí se me hace muy sospechoso que de la nada haya tantas mujeres diputadas, porque sólo veo una de dos posibilidades o no había y las pusieron para dar la imagen (cosa que se me hace aterradora) o sí había y las tenían bloqueadas y ahora no (cosa igual de aterradora). 

LEER MÁS…No seas egoísta

La fiesta de 2 años: el reporte

Como comenté en otra entrada (La fiesta de 2 años: la preparación) buscamos hacer una fiesta buena, bonita y barata y para eso nosotros hicimos los arreglos de mesa y las decoraciones en general. También el postre (cupcakes) fueron hechos en casa y así nos ahorramos unos pesos. También tenía la inquietud de si la piñata iba a ser divertida para mi hija o si iba a ser una tragedia al ser de su personaje favorito.

La fiesta fue todo un éxito, al menos para los que asistieron, porque eso de ser anfitrión realmente es agotador, yo creo que el cansancio me duró como tres días de los cuales los pies fueron los que más sufrieron.

Asistieron todos los que habíamos invitado (cosa que me agradó mucho), se acabó toda la comida y todos los dulces, yo tenía la esperanza de que me quedara algo de la comida para llevarme al trabajo, pero no sobró nada.

A mi hija ni siquiera la vi, se metió al castillo inflable y no volvió a salir hasta que literalmente lo desinflé para que se bajara. Mi hija es muy amiga de los vecinos los cuales son más grandes que ella (el más chico de ellos tiene 7 años), esto lo comento porque ahora sí la gente la entendió porque mi hija parece peleadora del amazonas. se lleva muy pesado con sus vecinos y por lo tanto aguanta muy bien los juegos rudos (me siento orgulloso).

Cosa que supongo no está de más mencionar es que tuvimos saldo blanco, nadie salió herido ni descalabrado ni torcido, sólo tuvimos invitados cansados y con berrinche de sueño. Eso de sueño fue impresionante porque ya en la tarde y cabeceando mi hija todavía quería seguir jugando y saltando.

La única consecuencia agridulce de su fiesta fue que por los siguientes 20 días mi hija se cantó las mañanitas, diario, varias veces al día y gritando. Honestamente en mi cumpleaños voy a pedir villancicos o canciones de halloween para el pastel.

El ver a mi hija con esa sonriso hizo que todo el esfuerzo previo valiera la pena, quiero agradecer a todos los que fueron y muchas gracias por acompañarnos en un día en el cual la festejada no se dejó ver más que para la piñata y para el pastel.

El bautizo y el estrés de los eventos sociales

El bautizo de mi hija fue como todos los bautizos… motivo de estrés para los papás, a veces no entiendo por qué insistimos en que hay que llevar a cabo eventos así, me queda claro que cumplen con una función social, pero ¡caray! Es muy estresante preparar todo, desde la ropa para el bebé hasta la recepción para los invitados, es un hecho que los que menos disfrutan son los anfitriones. 

LEER MÁS…El bautizo y el estrés de los eventos sociales