Suicidio y 13 reasons why de Netflix

Hablar de suicidio no es sencillo y Netflix apostó fuerte al hacer la serie “13 reasons why” y ha generado mucho revuelo. Hay que aclarar que no es una serie para disfrutar o para entretener, si piensas verla o la viste con esa idea probablemente no te gustará o dirás que sólo los últimos capítulos están buenos. 

13 reasons why
13 reasons why

Como te decía, no es una serie para entretener, es una serie para platicar. Es una serie que invita al diálogo y que invita a observar.

Desafortunadamente hablar de suicidio nos lleva a usar lo que creemos saber para evaluar el tema. Lo mismo pasa con la serie, he escuchado comentarios desafortunados sobre las reacciones de Hannah Baker (la protagonista).

En esta entrada no hablaré de la serie (al menos no directamente), pero te recomiendo verla y sobre todo comentarla.

Si te da pereza leer de suicidio o de alguna cuestión técnica mejor ni le sigas en este post, te digo que la serie está muy buena y que vale mucho verla y sobre todo platicarla. (listo, te puedes ir ¡bye!).

Los datos sobre suicidio son aterradores. Alrededor de 800 000 personas se suicidan al año (de acuerdo con la OMS) y cerca de 20 veces ese número lo intentan.

A nivel global el grupo de edad en riesgo oscila entre los 15 y los 19 años. El 78% de los suicidios se llevan a cabo en países con bajo y mediano ingreso.

El suicidio es un problema muy serio de salud pública, sin embargo, LOS SUICIDIOS SE PUEDEN PREVENIR con intervenciones a tiempo, basadas en evidencia y normalmente de bajo costo. Para que las respuestas a nivel nacional sean efectivas de debe de llevar a cabo un trabajo multisectorial de estrategias de prevención del suicidio.

Prevención del suicidio
Prevención del suicidio

Alarmante ¿no? Además de la tasa tan elevada hay otro detallito, la gente está llena de mitos y leyendas y lo peor es que las están usando para atender o no atender a los jóvenes en riesgo. Ni se diga para hablar de la serie.

De hecho hay dos grandes retos u obstáculos: estigma-tabú y calidad de la información.

Con respecto al primero te dejo los mitos más comunes del suicidio (tomados del programa de prevención de la OMS). Con respecto al segundo punto es un problema de registro de información y de cómo se reporta en el sector público de salud.

El suicidio y sus mitos

Mito #1 sobre el suicidio

Hablar del suicido es mala idea y puede verse como que se alienta dicha conducta.

Hecho

Dado el gran estigma que existe en el tema mucha gente que lo está contemplando no lo habla. Más que alentar la conducta suicida al hablarlo se pueden crear otras soluciones o bien pensar de manera diferente y por ende prevenir el suicidio.

Mito #2 sobre el suicidio

Una vez que una persona es “suicida”, ella o él se quedará como “suicida”.

Hecho

El incremento en el riesgo suicida es limitado en un corto periodo de tiempo y completamente situacional o específico (¡Ve la serie!). Sin embargo, los pensamientos suicidas pueden regresar, pero no son permanentes y una persona que previamente haya tenido pensamientos suicidas o intentos puede vivir una vida larga y feliz.

Mito #3 sobre el suicidio

Sólo las personas con desórdenes mentales son suicidas.

Hecho

Los comportamientos suicidas indican una profunda infelicidad, pero no necesariamente desórdenes mentales. Muchas personas que viven con desórdenes mentales no son afectadas por conductas suicidas. Además no todas las personas que se quitan la vida tienen desórdenes mentales.

Mito #4 sobre el suicidio

Muchos suicidios ocurren de repente y sin previo aviso.

Hecho

La mayoría de los suicidios están precedidos por señales de alerta a veces verbales a veces conductuales. Claro que hay suicidios que ocurren sin aviso.

Mito #5 sobre el suicidio

Alguien que es suicida tiene la determinación de morir.

Hecho

De hecho es todo lo contrario, la gente suicida normalmente están ambivalentes sobre vivir o morir. Algunas personas actúan de manera impulsiva, por ejemplo ingiriendo alguna sustancia dañina y mueren días después por las complicaciones, aún teniendo grandes deseos de vivir.

El acceso a soporte emocional en el momento adecuado puede prevenir el suicidio.

Mito #6 sobre el suicidio

La gente que habla de suicidio no tienen ganas de hacerlo.

Hecho

La gente que habla de suicidio puede ser que estén intentando pedir ayuda. Un gran número de personas contemplando el suicidio están experimentando ansiedad, depresión y desesperanza o indefensión y pueden sentir que realmente no hay otra opción.

Afortunadamente hay guías completas para informarse y para poder ayudar a los que nos rodean. Así que como vez la serie es para platicar, para generar conversación (algo que lograron).

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario