Regreso a clases

En este regreso a clases me parece conveniente reflexionar sobre la razón de mandar a lxs hijxs a la escuela. Hazte la siguiente pregunta ¿por qué lxs niñx tienen que ir a la escuela? ¿para qué lxs mandamos?

Una respuesta bastante común es que la escuela sirve para que sus asistentes sean alguien en la vida o para que tengan oportunidades para competir en el mercado laboral. 

A mí me preocupan esas respuestas ya que ponen el éxito laboral-económico como criterio de evaluación exitosa de un programa educativo. También me parecen respuestas limitadas y que tienen un mensaje terrible sobre la felicidad.

Por ejemplo, el hecho que sólo hasta haber cursado una serie de etapas escolares uno “puede ser alguien en la vida” destituye a la persona de sus ser por el hecho de ser. Es decir, hasta que no posea un documento “que disque lo acredite” entonces no vale, no es.

La otra respuesta está igual de limitada, la escuela definitivamente tiene que ver con el desarrollo de las competencias para poder acceder al mercado laboral… mercado laboral… o sea el escaparate en el que uno se vende y se pone en oferta para que el poderoso comprador nos elija…

Pero la realidad es que tener trabajo no nada más depende de la estancia en la escuela. El encontrar un empleo habla de que hay una economía que facilita la creación de empleos, que hay crecimiento nacional, que hay apoyo y hay seguridad para atraer inversión y muchos otros factores que podemos ver no tienen que ver con el alumno.

Además la realidad es que la función utilitaria de la escuela la vemos hasta el bachillerato o la universidad.

Entonces, planteo la pregunta ¿por qué mandar a lxs hijxs al kínder o a la primaria?

Desde mi punto de vista (¡viva el blog!) la escuela es necesaria por la educación, sin embargo me parece que el enfoque no debe de estar en la creación de seres humanos dotados de herramientas prácticas para trabajar, no creo que la escuela deba de ser un crisol de personas capacitadas para el trabajo.

La educación o mejor dicho el proceso educativo vincula el desarrollo cultural, además de que es un proceso internalizador de patrones valorativos y patrones filosóficos. Lo más importante a considerar en la escuela es su función en la socialización es una etapa muy larga de la vida que debería convertir a lxs niñxs en adultos integrados a los procesos sociales (eso incluye como un componente el trabajo, pero no como el único punto de ser adulto completo y feliz).

Este proceso de vinculación y de internalización tiene el aprendizaje explícito y el implícito. No son muy difíciles de explicar, el primero lo puedes ver en las leyes o en el programa educativo que te entregan al principio del ciclo escolar.

El segundo es más difícil de observar porque hay que ir “un poco más allá” de lo evidente, es lo que corresponde a lo que en educación se llama el currículo oculto, por ejemplo, yo di clases en una universidad al sur de la ciudad, en esta universidad en la carrera de psicología decían que impartían en primer lugar la carrera de psicología; en segundo lugar que eran incluyentes y por último que eran abiertos a todos los credos, razas, clases sociales y demás rollos que se pueden leer en cualquier puerta de un restaurante.

Eso es lo explícito, pero en lo implícito se veían algunas cosas como el hecho de que si uno veía el C.V. de los profesores al 90% eran psicoanalistas, en segundo lugar que las clases se impartían en el cuarto piso de un edifico sin elevadores o rampas y por último en todos los salones tenían un cuadro de la virgen de Guadalupe.

Esos factores implícitos dirigen el aprendizaje, ¿cómo puedo hablar de inclusión si no tengo accesos o becas o aulas libres de imágenes religiosas?

La escuela debe de tejer la redes para la sociedad, en la escuela se deben de dar los procesos socializadores que complementen (no sustituyan) las labores familiares, si desde casa estoy enseñando a estar en contra de por ejemplo, las parejas homosexuales con hijxs entonces estoy enseñando literalmente a discriminar. Nos guste o no pero el credo actual mexicano es un credo  discriminatorio que lesiona la igualdad civil que no permite la igualdad de la ciudadanía.

Es muy triste que desde casa estemos sembrando antivalores y luego le echamos la culpa a la escuela o a la sociedad por nuestro deterioro ambiental.

A la escuela acuden lxs niñxs que se van a convertir en la ciudadanía que moldeará, modelará, creará y negociará el desarrollo de nuestra sociedad.

desde casa estamos sembrando antivalores

Es absurdo que las familias estén contentas de que la infancia esté cargada de presiones académicas/laborales, lxs niñxs deben de aprender a leer hasta los 6 años ¿para qué tanta presión antes? Todo el tiempo previo a primaria debería estar centrada en el desarrollo motor y en el desarrollo de habilidades sociales.

Estamos sobrecargando de actividades la infancia de nuestrxs hijxs hasta antes de primaria lo importante es que tengan las bases de un desarrollo sólido el cuál se va a reflejar el resto de su vida, la calidad de las emociones que experimenten en esta etapa va a terminar de formar el molde del apego el cuál se replicará por el resto de su vida en todas las relaciones interpersonales que establezcan.

En verdad queremos una infancia llena de presiones y actividades innecesarias o queremos realizar una inversión a largo plazo para que nuestrxs hijxs puedan tener una vida completa, integral y feliz ¿tú qué prefieres?

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on Facebook

Deja un comentario