Recetas para cambiar conductas

Con este texto termino la parte de los límites, los vivimos a diario y vale mucho saber cómo hacerle para incrementar o disminuir ciertas conductas. Para simplificar vamos a platicar que podemos incrementar o disminuir la probabilidad de que aparezca una conducta, sólo a eso nos vamos a referir a que aparezca o no una conducta. 

Algunas precisiones técnicas son que al hablar de incrementar la conducta siempre debes de pensar en reforzadores, si hablamos de disminuir la conducta entonces debes de pensar en castigos. Además vas a leer que hay tanto reforzadores como castigos positivos y negativos, esto es de lo que más confunde, para evitar problemas de interpretación positivo y negativo lo tienes que ver desde el signo + y el signo – por eso es positivo, porque habla de adicionar y por eso es negativo, porque hablar de sustraer.

Es vital que lo anterior lo tomes en cuenta para que no te confundas se de repente lees que existen castigos positivos o negativos (ambos disminuyen conducta) o si ves que hay refuerzos positivos o negativos (ambos incrementan la conducta).

Me voy a referir primero a cómo incrementar las conductas y aunque explicaré ambos (positivo y negativo) mientras más pequeño tu hij@ te recomiendo sólo usar refuerzos positivos, ya con chiquilin@s más grandes puedes ir mezclando y con los más grandes ya usarías castigos ¿vale?

Refuerzo positivo:

Paso 1: Aparece la conducta. Paso 2: Se adiciona un estímulo agradable o se incrementa la intensidad de un estímulo agradable ya presente. Paso 3: se fortalece el comportamiento.

Ejemplo 1

Mi hija se lleva la cuchara a la boca, entonces me emociono y le aplaudo y ¡acabo de reforzar esa conducta! Eso va a ir incrementando la probabilidad de que repita el comportamiento.

Ejemplo 2

Le llevo flores a mi esposa, en cuanto se las entrego me planta un beso, me da un abrazo y me deja poner una película de zombies entonces acaba de reforzar la conducta, lo más probable es que le vuelva a llevar flores.

Es importante comentarte que sólo puedes reforzar la conducta cuando aparece, si das el premio para que algo pase entonces reforzaste lo que estaba pasando y no lo que querías, como ejemplo sería que le llevo un regalo a mi hija, cuando se lo doy le digo que es para que al rato haga sus deberes adecuadamente y ¡zaz! Acabo de reforzar lo que estaba pasando, obviamente no va a hacer nada como se esperaba…

Existe el “principio de la abuelita” (su nombre correcto es principio Premack) en el cual una conducta que sea muy frecuente es capaz de servir como premio a otra conducta menos frecuente, con lo que se consigue que la conducta menos frecuente empiece a ocurrir más veces.

Esto sería como cuando mi abuelita me decía que si me comía las verduras podía tener otra galleta al final de la comida. O que si me lavaba bien las manos podría jugar 15 minutos más con el perro. Como puedes ver a todos nos la aplicaron. Sólo es importante aclarar que lo que se use para reforzar debe de ser atractivo para la persona reforzada, no para ti, si a tu pareja le gusta algo usa eso para reforzar, porque si usas reforzadores que son importantes para ti, entonces esto no funciona.

Cuando se habla de refuerzo negativo (seguimos hablando de incrementar la conducta) los pasos a seguir son:

Paso 1: Aparece la conducta. Paso 2: Se elimina un estímulo desagradable ya presente o se evita que aparezca un estímulo desagradable. Paso 3: se fortalece el comportamiento.

Es más fácil de lo que crees es como si vas en la calle, te llueve y te mojas, la siguiente vez que vayas a salir te vas a fijar en el cielo y vas a sacar un paraguas por lo que si llueve no te mojas esto se traduce en que la conducta de llevar paraguas se incrementó para evitar el estímulo negativo que sería estar empapado en la calle.

Este refuerzo sólo conócelo, no te voy a decir cómo usarlo como tal por las confusiones que pueden existir, sin embargo debo de hacerte una recomendación ¡ten mucho cuidado! Ejemplo: estas en un lugar con tu pareja, él-ella empieza a quejarse que no l@ tomas en cuenta, que no has gastado lo suficiente en un lugar bonito y tú por “calmar la situación” cedes… desde este enfoque acabas de retirar el estímulo desagradable (el lugar donde estaban) lo que hace que se haya reforzado la conducta de quejarse de esa manera.

Otro ejemplo es que si tu hij@ está haciendo berrinche y le das lo que pide “para que se calme” ¡claro que se calma!, pero reforzaste el berrinche, la siguiente vez que quiera algo en automático va a usar esa conducta.

Nota: Obviamente pongo ejemplos muy de caricatura para que sea fácil entenderlos.

Una pregunta común en el consultorio es la de los papás, que ya están desesperados por las conductas de sus hijos, que buscan aprender mejores formas de castigar, así como a ellos no voy a enseñarte cómo castigar, ¿por qué? pues sencillo, porque la conducta negativa no tiene porqué aparecer si le enseño conductas positivas, además de que si dejamos de reforzar lo negativo este va a tender a desaparecer, aunque antes va a incrementar su frecuencia, intensidad y duración por no recibir refuerzo (bajo ciertas condiciones y escenarios).

Los castigos son importantes, pero abusamos de ellos, estamos acostumbrados a creer que hay que ser punitivos para mejorar y se nos olvida que no puedo eliminar conductas si no enseño otras conductas.

Espero te sirva esta información y que por lo menos logres que tu pareja te lleve más flores o que te dejen poner películas de acción. No hay nada del otro mundo en esta información así que ¡disfruta cambiando conductas!

Cualquier duda sabes que me puedes escribir…¡saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

3 comentarios en “Recetas para cambiar conductas

  1. Hola!!

    Tengo una pregunta con respecto a esta entrada; el cambio de conductas lo puede hacer cualquier miembro de la familia, en mi caso yo como tía o sería entrometerme mucho y solo es trabajo de mi hermana? (mamá de mi sobrino).

    Saludos.

Deja un comentario