¿Qué es el aprendizaje? Escuela para padres

Ya tenemos una idea de lo que es una conducta, ahora tienes que ampliar ese conocimiento para poder usarlo a tu favor. Si escuchas con calma las ideas de otros papás (o las tuyas) es común encontrar comentarios como “mi hija es muy berrinchuda”, “ojalá y el siguiente no me salga igual”, “tiene el mismo carácter que su abuela”. 

Estos son intentos de explicar el comportamiento de las y los pequeños. Sólo que te tengo noticias, la conducta es muuuuuucho más fácil de definir… esas frases, de hecho, sólo complican tu visión de la realidad y afectan tu relación con tu pequeña o pequeño.

En el ser humano podemos atribuir la conducta a solamente dos factores: a los factores innatos y a los aprendidos.

Los innatos pues son todo aquello que tiene que ver con el organismo, en este rubro hay que incluir lo genético, lo orgánico en general que abarca los reflejos, los impulsos, las conductas heredadas y demás cuestiones biológicas.

Me temo que sobre de esos factores no voy a hablar nada de nada, en donde voy a enfocar toda la atención es los factores aprendidos, que también los puedes encontrar bajo el nombre de factores adquiridos.

Conducta y aprendizaje

Aquí la entrada se puede poner medio fea para algunos porque puedes no estar de acuerdo con algunas cosas, pero recuerda que es como el ejemplo del televisor. Una gran parte de la manera en la que piensas, sientes y te comportas no tiene nada que ver con la herencia, tiene que ver con que son aprendidos en diferentes momentos y situaciones.

El aprendizaje se define de muchas maneras, pero creo que es mejor la explicación más sencilla: el aprendizaje es el cambio estable o persistente de una conducta, que le ocurre a un organismo como resultado de la experiencia o de la práctica.

Aunque es una definición sencilla involucra algunos supuestos importantes como que hubo una modificación de una conducta, que se estabilizó o se volvió normal con el tiempo y que además fue resultado de la práctica o de la experiencia.

Quiero aclarar algo importante, en ocasiones el aprendizaje no se manifiesta de inmediato, es decir, la chica o el chico no manifiestan en forma de comportamiento lo aprendido, esto en la literatura se llama aprendizaje latente.

Tus hijas/os aprenden a hacer, a sentir, a pensar, sobre todo aquello que ven y escuchan en distintos escenarios, esto es por encima de aquello que se les ordena, esto quiere decir que la orden en sí no tiene mucho peso al principio de la modificación de conducta si no existe una estímulo que ellos puedan imitar.

Por ejemplo, todas las mañanas me siento en la sala de casa a disfrutar de una taza de café, desde que mi hija tiene la maduración neuronal suficiente pide una taza (la cual se la damos con espuma de leche) y se sienta junto a mí y se toma su espuma al mismo ritmo que yo me bebo mi café y últimamente hasta cruza la piernita como yo cruzo la mía.

Claro que ahora ya le puedo decir: siéntate a tomar café y observar cómo repite esas conductas, chance si yo no hiciera la misma rutina ella no haría la suya.

Si regreso al inicio de este apartado, es decir, a lo que puedes escuchar de otros papás (o talvez de ti mismo) es importante entender que no es prudente que tus explicaciones invoquen al destino, a la suerte o a la herencia para definir la conducta que ves en tus hijos.

Cuando observo papás y me dicen “es que fulanito es insufrible, no obedece” y observo la conducta de fulanito en función del ambiente y de quienes están y puedo ver por qué no obedece y a quién no obedece…

Para poder definir adecuadamente una conducta, lo primero que tengo que hacer es entender que las etiquetas no funcionan: berrinchudo, egoísta, desobediente, gritón, y demás atributos que puedes poner en una lista, simple y llanamente no dicen nada de nada para poder entender la conducta.

…No etiquetar las conductas…

Cuando usamos etiquetas como estas lo más seguro es que nos vamos a equivocar al momento de querer cambiar la conducta. Además de que como la interpretación de la etiqueta queda a discreción de quién la escucha lo más probable es que empiecen los desacuerdos de educación en la pareja, por lo que es importante que ambos padres se pongan de acuerdo en la definición de la conducta a cambiar.

Déjame hacer un pequeño resumen de lo que has aprendido (la entrada sigue después del video):

  1. La conducta tiene una meta.
  2. La conducta tiene una causa
  3. La conducta es observable
  4. El aprendizaje es un cambio estable en el tiempo
  5. No etiquetar las conductas, hay que definirlas o explicarlas

En esta entrada nos hemos centrado en la conducta como aprendizaje y de repente brinqué a la recomendación de evitar las etiquetas, esto tiene un fundamento lógico muy sencillo, el cual te explicaré con un ejemplo (de todos modos creo que en el video lo explico con más claridad).

La meta de aprendizaje de un profesor de matemáticas de primaria no es que fulanito sea “bueno en mate” o “sea muy hábil en cálculo mental”, esos son deseos, pero no metas de aprendizaje. El profesor define su meta en función de la conducta: que fulano aprenda a realizar sumas de dos dígitos, que fulano pueda realizar cálculos mentales de 5 operaciones consecutivas, etc.

Como puedes ver define la conducta esperada se explicó como meta de aprendizaje, lo mismo debe de aplicar para los papás, su meta no puede ser “que mi hijo sea más obediente”; eso no es una meta es un deseo; una meta podría ser: que fulanito aprenda a poner sus juguetes en la cómoda cuando termine de jugar con ellos en lugar de decir “que sea más ordenado”

Son detalles sencillos pero que definitivamente pueden cambiar la manera de trabajar las conductas con nuestros hijos.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

1 comentario en “¿Qué es el aprendizaje? Escuela para padres

Deja un comentario