Prisioneros del odio. Carta #6

Antes de iniciar la lectura de este texto te tengo que advertir que si eres de los que se ofende fácilmente es mejor que no lo leas (mejor dale aquí); si eres de los que les molesta que se critique su religión te recomiendo no seguir (es mejor que veas esta liga); si tú crees que el matrimonio igualitario está mal, definitiva y categóricamente salte de aquí (te ayudo, dale click a esta liga) y por último si de casualidad eres Norberto “ignorante” Rivera esto no te va a gustar (mejor lee estas notas).

Además de correr lectores innecesarios también quiero comentar que esta carta es tan larga que la iré compartiendo por partes.

También te quiero aclarar que estas líneas están fundamentadas desde mi experiencia  personal y profesional, pero también desde mi formación y práctica como Maestro en Psicología Clínica, así como en mi formación y práctica de mi grado de Doctor en Educación. (¡pum! ¡esa no la viste venir!) 

Por último este texto es una reflexión sobre la convivencia y la educación desde la pluralidad, sobre la educación basada en la libertad y no en la imposición de ideologías dogmáticas que buscan perpetuar su poder.

En un mundo educado simplemente al declararse que todos tienen los mismos derechos civiles la historia habría terminado. Pero no es este mundo así que aquí vamos.

Querida hija,

Hace tiempo no te escribo una carta y francamente esta carta es la más importante que probablemente te escriba sobre la sociedad en la que vives y por el momento histórico en el has nacido.

El título no es de mi autoría, decidí tomarlo de la célebre obra del Dr. Aaron T. Beck  la cual encuentras en el librero del pasillo en los libros de terapia, por si te apetece en un futuro hojearla con todo y mis notas.

Te platico el final de la carta: intentaré elaborar muchas ideas y además intentaré tejerlas de manera que al final comprendas lo que realmente es el amor y por lo tanto la tolerancia, intentaré llegar a la conclusión sobre cómo no todas las interacciones entre seres humanos son interacciones sociales y procuraré que quede claro que no existe ningún tipo de diferencia ni superioridad entre los seres humanos.

Un poco de contexto

En junio del 2015 la Primera Sala de la SCJN declaró como inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, básicamente esto significa que te puedes casar con quién tu decidas sin importar cuáles son tus preferencias sexuales.

El 18 de mayo de este año el Congreso recibió de manera oficial las iniciativas de ley que el presidente propone hacer al artículo 4 constitucional y a algunos otros códigos civiles.

Estas propuestas han despertado, o al menos han evidenciado el nivel de cultura y de educación que muchos mexicanos tienen: nivel edad media tirándole a más atrás.

Pero ¿qué dicen estas propuestas? ¿por qué la gente hasta ha organizado marchas en contra de la igualdad? pues te lo platico tal cual lo dice el documento oficial de la Presidencia de la República:

  1. Garantizar el derecho de las personas del mismo sexo para contraer matrimonio en igualdad de condiciones que las personas heterosexuales.
  2.  Establecer igualdad de condiciones que las personas heterosexuales para la adopción.
  3. Garantizar la identidad de género.
  4.  Establecer el divorcio sin expresión de causa.
  5.  La actualización de otras figuras jurídicas que regula el Código Civil Federal, con la finalidad de armonizar las disposiciones jurídicas contenidas en dicho Código de conformidad con los principios constitucionales de igualdad y no discriminación, así como para generar condiciones de igualdad y evitar la discriminación de personas o grupos.

No creo que haya mucho que pensarle, pero parece simplemente que es promover la igualdad y el respeto de todos los seres humanos. Algo similar a lo que la Declaración Universal de Derechos Humanos dice Derechos(te pongo los artículos que tendrán que ver con mi rollo):

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 5

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6

Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 8

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 16

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.

La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Artículo 30

Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración

Como ves son derechos maravillosos, nos ponen en igualdad y nos obligan a trabajar para que los alcancen todos los que todavía no los logran alcanzar. Acuérdate que (y como me lo dijo un paciente):

“es deber de los privilegiados entender a los desesperados, porque ellos son nosotros si alguien nos quita lo suficiente”.

Por eso el estudio, la reflexión y sobre todo el desarrollo del pensamiento crítico es fundamental, ya que a través de la educación y del diálogo es que podemos pasar de ideas como que “si no estudias terminarás como tal o cual persona” normalmente señalando a alguien en circunstancias menos favorables a las propias, a ideas comoDerechos en el ser humano

“si estudias bien podrás hacer un mundo mejor para otras personas”.

Entonces imagínate la situación presente, el gobierno ha iniciado los cambios para que todos tengan los mismos derechos civiles sobre uniones y adopciones, es decir, todos deberemos de tener los mismos derechos sin excepciones por cosas personales como con quién decides compartir tu almohada.

Y lo que ha pasado es que se manifestó un sector de la sociedad que tiene unas ideas que francamente no pasan ningún estándar del pensamiento avanzado, elegante y crítico.

¿¡Qué onda con los mexicanos!?

Por si ya te aburriste te adelanto que de todas las quejas que tienen estas personas no hay ni un solo argumento para decir que tienen razón.

Te podrás preguntar el por qué estas personas tienen ideas que atentan contra los derechos civiles de los demás, el por qué pueden llegar a hacer declaraciones tan aberrantes como la que se aventó la institución religiosa dominante: “es correcto manifestarse en contra de los derechos si estos atentan contra el plan de dios”.

Para la mayoría heredamos nuestras opiniones, heredamos los hábitos y costumbres mentales. Nuestras creencias como accesorios de moda dependen de dónde nacimos. Somos modelados y moldeados por nuestro entorno.

Por eso solamente basta escuchar algunos argumentos en contra de la iniciativa de los matrimonios igualitarios para ver cómo la gente habla convencida desde sus automatismos mentales.

Hablan sin el más mínimo conocimiento basado en evidencia. Por que los que dicen que “hay estudios que…” desde esa construcción están cometiendo errores y manipulaciones de retórica y de pensamiento crítico.

De hecho este es uno de los más comunes: “hay estudios que dicen que los niños criados por parejas homosexuales tienen problemas”. El error de discurso que se comente es el llamado “apelación a una autoridad anónima” el cual consiste usar evidencia de un “experto” o “investigación o “estudio” para aseverar algo.

A cualquiera que te diga esto simplemente pídele el estudio y vas a ver que no lo tienen o no lo saben y si de casualidad existe dicho estudio, fíjate cómo no cure ni un solo estándar de publicación científica… es casi casi como si alguien citara mi blog para aseverar algo de manera generalizada como si fuera un reflejo único e indiscutible de cómo funciona el mundo.

Pero no me adelanto, estamos en el contexto y te decía que cuando el presidente manda las modificaciones de la ley apareció un sector de la sociedad en contra de la ley y la verdad es que es un sector activo ridículamente pequeño, molesto, pero pequeño.

Esto lo digo puesto que aclamaron que en sus marchas lograron juntar 1 millón 274 mil 400 mexicanos…¡wow! son muchos… un momento… somos 120 millones de mexicanos en todo el país, el 1% sería 1 millón 200 mil… ¡ja! sólo el 1% de la población están en contra de los derechos.

El peligro real está en el sector que es pasivo, que de manera oculta transmite ideas negativas que atentan contra otros seres humanos. Mira, hay dos maneras de cómo usar la información la explícita y la implícita.

La manera explícita es lo que ves en las leyes, los programas, las estructuras de la sociedad y demás que puedes ver directamente, como la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La manera implícita es la que no ves, pero está, la que te afecta y no lo sabes, como por ejemplo lo relacionado a los constructos de género, al racismo, a las normas sociales, expectativas de demás.

Ahora bien y retomando lo que te comentaba de que nuestras creencias son heredadas, modeladas y moldeadas por el ambiente, cada generación ha tomado decisiones explícitas e implícitas.

Algunas generaciones pasadas decidieron de manera explícita que se necesita contar con un documento que te permita votar, o de manera explícita también se decidió que es necesario un documento que diga que tienes estudios.

Con respecto a la manera implícita vemos “Generaciones anteriores no creyeron relevante el hacer explícito la importancia y la relevancia de los primeros años de vida de una persona. De manera IMPLÍCTA, las generaciones anteriores transmitieron a nuestra generación que esos años de infancia fluyen de manera espontánea sin la necesidad de preparación de los adultos alrededor de la vida de estos pequeños… De manera implícita se nos ha transmitido que no es tan relevante el conocimiento y las habilidades para facilitar el desarrollo óptimo de una niña o un niño, y esta enseñanza (o falta de) se ha transmitido generacionalmente dando lugar a otras prioridades sociales.”

Esto significa que es más importante tener una credencial de elector o una cedula profesional que estudios en el cuidado infantil.

Te decía que la manera explícita la vemos en estas marchas que digan lo que digan buscan cercenar los derechos de otros seres humanos, sin embargo muestran la cara, se puede dialogar, se puede confrontar o hasta chocar.

Pero realmente los que preocupan son los pasivos, los que no se dan cuenta probablemente que con su inactividad fomentan de manera implícita que está bien que haya grupos que no gocen de derechos.

Son los grupos pasivos los que al final del día generan que los niños crezcan creyendo que está bien que exista desigualdad, indiferencia, segregación, superioridad. Son estas creencias implícitas las que hacen que la gente crea que los tatuajes están mal o que las mujeres no deben de tener las mismas oportunidades que los hombres.

Este es el contexto desde el que te escribo esta carta, en la siguiente desarrollaré algunos otros puntos para ahora comprender por qué pasan estas cosas.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario