Permanencia y pesimismo

Existe una frase de un filósofo llamado Epicteto que dice: “Las personas no son perturbadas por los eventos, sino por la opinión que tienen de los mismos”. Básicamente hace referencia a que lo que piensas es más importante que lo que está sucediendo, de hecho en un día regular casi todo el malestar está en función de lo que tu percibiste y no necesariamente de lo que estaba sucediendo. 

En la entrada anterior te comentaba sobre la pauta explicativa optimista y la pesimista, también te dije que vas a poder aprender a ser optimista ¡porque eso se aprende! Podemos, y esto es lo bueno de todo, elegir nuestra manera de pensar y por lo tanto influir en nuestra manera de sentir.

Cuando usamos la pauta explicativa pesimista de manera recurrente corremos el riesgo de caer en un fenómeno que se llama indefensión aprendida o impotencia aprendida. Básicamente es la reacción a darse por vencido, a no luchar y a no asumir ninguna responsabilidad y lo peor de todo es que en este proceso llegamos a creer que cualquier cosa que podamos hacer carece de importancia. Efectivamente si pensaste en depresión estás en el camino correcto.

Las pautas explicativas que te he mencionado sirven para modular este efecto de impotencia aprendida, de forma que puede o disminuir o incrementar. Me parece que es importante que todos conozcamos este tema, porque al final los hijos estarán en contacto con estas pautas y las aprenderán de los padres. Estoy seguro que si existiera una escuela formal para papás el tema sería vital en la agenda escolar.

Entrando de lleno en el tema ¿cómo cambiar la pauta explicativa? La respuesta es bastante sencilla, pero engañosa porque requiere que pongas atención en cómo hablas. Son tres las dimensiones a tomar en cuenta para la pauta: Permanencia, Penetración y Personalización. Para que no esté muy pesada la entrada sólo vamos a ver en esta lo relacionado con la permanencia.

Permanencia

Como su nombre indica se refiere a la permanencia tanto de lo bueno como de lo malo. Para el pesimista los contratiempos sin permanentes, los malos momentos van a durar un montonal y están allí para arruinarles la existencia. Si hablas en términos de siempre o nunca tu pesimismo está en lo permanente, si logras hablar en términos de algunas ocasiones o de últimamente entonces el asunto es algo transitorio y eres optimista.

Ejemplos: Permanente (pesimista)

Mi trabajo es malo, mi jefe es un tonto, siempre es lo mismo con los burócratas, las dietas no funcionan…

Ejemplos: Circunstancial (optimista)

Últimamente mi trabajo ha sido malo, últimamente mi jefe se ha portado mal conmigo, los burócratas corruptos son los que me hacen enojar, las dietas no sirven cuando salgo de casa y como en la calle…

La dimensión de permanencia es: Permanente (pesimista) vs. Temporal/circunstancial (optimista)

¿Por qué es importante considerar la permanencia? Porque los fracasos duelen y nos hacen sentir impotentes y si además hacemos que dure mucho con nuestra pauta… pues el cuadro se complica.

Como mencioné antes las pautas independientemente de si eres pesimista o no sirven para explicar lo bueno y lo malo, esto quiere decir que la pauta explicativa optimista para explicar lo positivo es lo inverso a explicar lo pesimistamente lo malo.

Ejemplos: Permanente (optimista)

Mi competencia es mala, siempre me va bien, tengo lo que se necesita para alcanzar mis metas…

Ejemplos: Circunstancial (pesimista)

Mi competencia se descuidó, estoy intentándolo, hoy es mi día de suerte…

¿Sorprendid@? ¿Cuántas veces no hablamos o actuamos hasta en lo bueno como pesimistas?

Los pesimistas ven lo malo como permanente y lo bueno como temporal, los optimistas ven lo malo temporal y lo bueno permanente.

Para terminar esta parte, resulta que los que son optimistas con respecto a lo bueno, es decir lo ven más permanente, son los que se esfuerzan todavía mucho más cuando logran sus éxitos. Los que lo bueno lo ven circunstancialmente (pesimista) se derrumban hasta cuando las cosas van bien porque ven el éxito como suerte y que por lo tanto se va a terminar.

RECUERDA: los optimistas ven lo bueno en términos de causas permanentes; los pesimistas ven lo negativo como algo transitorio, de algunas veces.

Ahora tienes mucho que pensar y observar ¿no te parece? En las siguientes entradas abordaremos el resto del tema.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

3 comentarios en “Permanencia y pesimismo

Deja un comentario