Peppa Pig el programa del que todos hablamos…

¡Pipa! ¡Pipa! Ese es el grito de guerra de mi hija cuando ha llegado el momento de su media hora de televisión, el cual se centra en ver “Peppa la cerdita”… que además de todo es bastante entretenida de ver como adulto, así que no tengo inconveniente en sentarme a verlo con ella. 

Peppa aprende a reciclar
Peppa aprende a reciclar

Claro que Peppa no nada más se ha quedado en la tele, también hay un álbum de estampas, bastante bien hecho… ¡qué digo! si andamos bien picados con llenarlo, de hecho si alguien quiere cambiar estampas avíseme por mail ¿no? blogpapamoderno@gmail.com porque me faltan algunas, cof cof… digo… le faltan a mi hija algunas…seeeee a mi hija… algunas… bueeeeeeno…

Fuera de los muñequitos (que yo creo que están muy pasados de precio), las estampas, la ropa, los zapatos, la televisión, y demás productos de la cerdita, incluyendo su show, la verdad es que vale mucho el contenido de la caricatura.

La serie en general tiene un ritmo muy agradable y permite que los chuiquilines entiendan lo que sucede, porqué sucede y con contenido adecuado sobre lo que sucede.

En lo personal a mí me gusta mucho la serie porque el aprendizaje va la mano de un modelaje total de convivencia agradable, cargada de aceptación y de respeto y aún en los episodios en donde hay desacuerdos y conflictos entre los personajes, simplemente no se pierde la aceptación y el enfoque basado en resolución activa y participativa de los problemas.

Me gustan los detalles del aprendizaje, desde que sea Peppa Pig, Dany Dog, Susie Sheep, como puedes ver Pp, Dd, Ss, aunque en la traducción se pierde esta armonía no se pierde que los animales hacen adecuadamente sus ruidos y tienen gustos adecuados, como que a los conejos les gustan las zanahorias.

…cargada de aceptación y de respeto…

Los roles de género me parecen equilibrados, de hecho me fascinó cuando vi que son bomberas y que ayudaron a los papás que habían iniciado un incendio con una parrillada.

La apuesta está en reflejar la igualdad dentro de la diversidad, no importa la edad de los amigos de Peppa o el tipo de animal que son o la actividad de sus papás, todos caben en el mismo círculo cercano sin discriminación.

Quitando de lado lo académico también resulta muy útil que exista la serie, nada como Peppa para que mi hija se aplaque unos minutines mientras hacemos algo (como bañarnos o “ir al trono”). Es una serie excelente que cubre lo que esperaría para una serie infantil.

Peppa y la igualdad en la diversidad
Peppa y la igualdad en la diversidad

De hecho y ya leyendo con calma sobre la serie su historia y esas cosas, resulta que la serie tiene 11 premios BAFTA y varias veces ha sido nominada para volverlo a ganar. La serie tiene mensajes en sus capítulos que van desde la resolución de conflictos a la negociación con los adultos, desde la diversión multicultural hasta el aprendizaje activo sobre reciclado.

En la serie hay más realismo del que crees ya que los personajes tienen rasgos tanto positivos como negativos, por ejemplo, Peppa es insolente, su papá es muy despistado… así que es inevitable que cada personaje tenga una personalidad rica, pero sencilla para los chiquitos.

Así que si tienes duda sobre qué programa pueden ver tus pequeñitos, definitivamente Peppag Pig debe de estar entre tus favoritos.

Aquí les dejo el capítulo sobre reciclaje, espero lo veas con ojos didácticos, claro que no lo encontré en español latino así que lo escucharas en castellano… y tu ¿qué programas dejas que tus hijos vean?

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

2 comentarios en “Peppa Pig el programa del que todos hablamos…

  1. Personalmente no soy fan de Peppa Pig, aunque en lo general le encuentro muchas virtudes, la insolencia hacia el padre despistado me parece que bordea en lo irrespetuoso. Una vez dicho lo anterior, te comento que yo dejo a mi hija ver casi lo que sea (incluida Peppa Pig), siempre y cuando primero lo hayamos visto juntos y discutido ampliamente. He encontrado que mi hija puede reconocer muy bien cuando Peppa está siendo irrespetuosa con su papa o cuando el malo de la semana en Avengers comete algún crimen y los Avengers deben atraparlo.

    Mi opinión en este tema es que hay que dejar de culpar enteramente a la televisión por no pasar programas educativos y como padres asumir el rol activo que nos toca. Nuestros hijos pueden aprender valores y crecer aun con los malos programas siempre y cuando nos tengan a nosotros como guías. Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.