Paternidad: nadie nos dice de qué va

Paternidad: estado o circunstancia del hombre que ha sido padre. Esta es la fabulosa definición que pueden encontrar en los diccionarios. De hecho en la RAE lo dicen un poco más… “sencillo”: cualidad de padre.

En la entrada de masculinidad te contaba de qué va el tema. En esta entrada intentaré unir masculinidad con paternidad.

Si tu hija o tu hijo te llega a preguntar un día de estos sobre qué diantres es la paternidad, debes de considerar que la paternidad masculina es una relación. 

O sea paternidad habla de relación. Esta relación se establece entre los hombres y sus hijas e hijos. Como tal vez eso no te sorprenda lo más seguro es que se te haga lógico si te digo que dicha relación está marcada por factores sociales y factores culturales.

Paternidad
Quería esta playera (tomado de Google)

Es decir, volvemos a platicar que lo que hacemos está indicado en un libreto social que hemos replicado sin pensar. De manera que tu paternidad está marcada por el libreto de masculinidad que tienes.

Déjame ponerme académico y pesado.

La paternidad es un fenómeno de carácter cultural, social y SUBJETIVO.

La paternidad relaciona a los varones con sus hijas e hijos y su papel como padres INDEPENDIENTEMENTE del arreglo conyugal.

Aclaro lo del arreglo conyugal sólo para recordar que cuando uno se separa de la pareja, sólo se separa de la pareja… no de los hijos.

Si recuerdas en el tema de masculinidad te decía que lo que creemos de cómo ser un hombre no es algo netamente instintivo. En la paternidad es lo mismo, es una función que va más allá del instinto reproductivo.

Se amplía hasta lo afectivo, lo relacional, la educación, los valores y la misma transmisión de cultura.

Así que el ejercicio de la paternidad va más allá del “soy buen padre porque no les falta nada”.

Pregúntate lo que sigue: la paternidad, en cuanto a sus habilidades ¿son innatas/naturales o se aprenden?

Hay algunas personas que creen que las habilidades se traen desde que nacemos y que casi casi vienen en nuestro ADN de forma que los hombres tenemos menos habilidades.

Solo que hay un problemilla con esa explicación, cuando hacemos responsables a las personas y olvidamos el contexto en el que está la persona estamos cometiendo el ERROR FUNDAMENTAL DE ATRIBUCIÓN.

Consiste en asignar causas a una acción, específicamente el porqué de la acción, pero basándonos en factores predisponentes del sujeto que ejecuta la conducta olvidando el entorno.

Esto nos lleva invariablemente a que en casa el niño sea el problema a que sea el contexto, o sea la familia.

Aquí hay algo muy importante, cuando cometemos este error y nos olvidamos del contexto aparece enojo, frustración y hasta nos sentimos agredidos. Por ejemplo, llegó tarde a la cita porque es un impuntual y no le importo.

Pero si tomamos el contexto en nuestra explicación entonces aparece la empatía.

Muchos papás fallan en su paternidad porque no tuvieron el entrenamiento adecuado. Vamos a unir dos puntos.

Si la paternidad es la relación que establecemos con nuestros hijos, entonces la relación (como todas las relaciones) requiere empatía. Si la empatía nace de no culpar al individuo sino de ver los factores y esto se entrena desde los juegos, la educación y la creación del rol del hombre; entonces vemos que desde la construcción de la masculinidad estamos afectando la paternidad y esto tiene como consecuencia problemas en la crianza.

En la siguiente entrada hablaré de crianza. ¡Saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

2 comentarios en “Paternidad: nadie nos dice de qué va

Deja un comentario