No tengas miedo

Creo que no me había puesto a reflexionar sobre esto de ser primerizo, ayer de hecho estaba recordando con unas fotos los primeros dos meses de vida de mi hija (sigo sin hacer el álbum

De no poder cambiar un pañal sin causar lástima a los que estaban ahí, hasta el día de hoy puedo ver que los cambios tanto de mi hija como los míos son simplemente ABISMALES. Todos los días hay algo nuevo, de la nada, nos coordinamos distinto, o ella a hace alguna “gracia” nueva, o descubre alguna manera de jugar diferente.

Con esto en mente si pudiera echarlo una llamada a mi yo del pasado, el que estaba nervioso de que su hija no se le fuera a caer de los brazos, le diría que no se apurara y que las cosas se dan, pero me conozco y eso no me tranquilizaría, por lo que me preguntaría ¿cómo tranquilizarme? ¿cómo hacerle para poder llevar esto de la paternidad? y creo que mi respuesta sería: OBSERVA y usa la lógica.

hace unos días pude ver con mayor claridad que antes esto de la observación, decidí que le quería regalar a mi esposa una noche de sueño sin interrupción así que me llevé un colchón inflable al cuarto de mi hija y me puse como propósito que por primera vez en su vida durmiera de noche en su cuna.

Tema aparte me fue muy bien, sólo se despertó una vez en la madrugada por su biberón, lo interesante fue en la mañana, ya despiertos los dos (no habíamos tenido señales de mi esposa) estábamos jugando cuando mi hija quiso expresar su su deseo de cambiar de actividad… me tomó como 10 minutos atinarle a qué demonios quería.

Logré decodificar su mensaje observándola, confiado de que puedo entenderla por el simple hecho de que es mí hija, lo que ella quería es que pusiera música, pero quería especialmente esta canción:

Hemos escuchado tantas veces esta canción que francamente ya la odio, pero bueno a ella le gusta y está aprendiendo a “bailar” con esta canción así que no me queda más que sufrir el condenado ritmito…

El asunto de esto es que observando con calma sus gestos y sus ademanes es como puedo comunicarme y entender la diferencias entre “agua” cuando lo dice por que en verdad quiere agua o cuando dice “agua”, pero porque quiere leche.

Observando es que puedo entender cuando quiere que le haga caballito y cuando sólo quiere que la cargue sin ningún tipo de juego.

Así que eso me diría a mí mismo: observa calmadamente que tu hija sabe lo que quiere y sabe que le vas a entender.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

3 comentarios en “No tengas miedo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.