Los niños y la tecnología

Nada como darle a un niño el celular, la tableta o la televisión para entretenerse, especialmente si necesitamos hacer otros deberes y así se nos facilita la vida ¿no? A veces hasta nos preguntamos cómo le hacían antes de tantas maravillas tecnológicas que nos han facilitado la vida. Sin embargo, hay quienes apuestan a la tecnología como algo bueno y hay quienes creen que la tecnología debe de ser algo que se consuma con mesura, especialmente en las etapas del desarrollo. 

Como todo en el blog, te recuerdo que no existe un único punto de vista y que puedes o no estar de acuerdo, creo que este es un tema polémico porque hay muchos intereses y egos involucrados, pero al menos para mí la tecnología puede ser un determinante sumamente negativo en los niños si no se sabe administrar de acuerdo al desarrollo neuronal y físico de la persona.

No me malentiendas, claro que mi hija juega con el celular o con la tableta y obviamente ve televisión para niños, pero su exposición es limitada y nunca con fines de “entretenerla” en lo que hacemos algo más, es decir, nunca la verás con la tableta en un restaurante.

Te comparto un poco de la información que encontré en la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Los primeros dos años de vida son de los más importantes para el desarrollo del cerebro, ya que se llega a triplicar su tamaño y sí, el tamaño sí importa… al menos en el cerebro, espero nada más en el cerebro. De hecho su desarrollo termina hasta los 21 años, y tú bebiendo desde los quince…

Resulta que la sobreexposición a estos artículos tecnológicos en esta edad genera: menor capacidad de autocontrol, aprendizaje disociado, déficit de atención y de funciones ejecutivas y retrasos cognitivos en general.

Si extendemos la edad de estudio, digamos a los doce años, resulta que los niños que no tuvieron la sobreexposición tienen mejores capacidades motoras ya que no estuvieron restringidos en sus movimientos por no estar sedentarios con algunos aparatos.

Por si te interesa, el movimiento es sumamente importante porque llega a potenciar la capacidad de atención y aprendizaje, así que cuando te digan que te estés quieto puedes contestarles que te limitan tu capacidad de atención.

Supongo que no está de más recordar que la vida sedentaria es un factor relacionado con la obesidad ¿cierto? Y se nos hace fácil darle la tableta al bebé para que se distraiga y no nos dé lata… creo que hay algo raro en la ecuación.

Los niños cuando se van a dormir, no se van a dormir… así como lo lees, te ven la cara de pepino. Los niños con tecnología en su cuarto la usan de noche y resulta que las estadísticas muestran que los papás ni se han enterado, obvio que les falta sueño, andan de malas, no ponen atención y el ciclo se repite por las noches.

Si los dispositivos digitales generan problemas de atención, como de hecho lo hacen, entonces se ven afectados los procesos de aprendizaje, niño que no puede poner atención no puede aprender.

No faltará el que quiera comentar que tiene un amigo-sobrino-familiar-conocido-hija-leyenda urbana que ha jugado toda su vida y que ha estado sobreexpuesto y que no le ha pasado nada… eso de hecho en retórica se llama falacia y para ser más específico se clasifica en “deducciones defectuosas” y se llama: evidencia anecdótica.

Claro que no podemos prohibir la tecnología, eso sería muy estúpido, no tanto como dejar que los niños jueguen videojuegos que no están diseñados para su edad, pero sí sería estúpido. Lo que hay que hacer es aprender a consumir la tecnología y sus contenidos.

No porque sea fácil o porque un celular no haya matado a nadie, aunque sí ha pasado al explotar la pila defectuosa… historia de terror aparte… debemos de creer que no pasa nada. La sociedad cada vez está más confundida en el cambio de época en el que nos encontramos como para adicionarle algunos problemas que podemos prevenir.

La tecnología es útil e importante pero no sustituye tu función como padre, tu hijo no necesita un celular, necesita un estímulo como tu persona platicándole o jugando con juguetes que estimulen su imaginación o su coordinación/movimiento en general y ya después de eso puedes complementar sus actividades con algo de tecnología

De la asociación que te comenté tomé los siguientes datos para orientarte un poco más:

 Tecnología y uso

 

No satanizo la tecnología, me encanta la tecnología y hasta me emociona pensar en mi hija jugando videojuegos conmigo (en su momento) o estudiando alguna ingeniería en robótica y cosas así, pero definitivamente muchos abusan de estos recursos por su practicidad y no se han dado cuenta que están gestando un problema mayor… creo que sí soné medio moralista…

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

1 comentario en “Los niños y la tecnología

Deja un comentario