Los alimentos y la educación, no vas a creerlo.

¡Hola a todos!

Primero que nada quiero agradecer la invitación para compartir en este espacio mis conocimientos e ideas sobre los alimentos y su consumo, espero de corazón que encuentren esta entrada divertida, fácil de leer e informativa. 

Nutrióloga Ana Luisa
Nutrióloga Ana Luisa

Para los que no me conocen mi nombre es Ana Luisa Moreno, soy nutrióloga y actualmente me dedico a transmitir mis conocimientos sobre la alimentación de una manera entendible, sin regaños ni chantajes (o al menos eso intento). He encontrado varios canales para lograrlo entre ellos mi práctica privada y el blog que actualmente administro: Nutrición sin Reservas 

Cuando me invitaron a escribir esta entrada la verdad me emocione mucho y al mismo tiempo mi cabeza empezó a dar mil vueltas pensando en los miles de temas que podía escribir como, por ejemplo  los mitos de la obesidad infantil o tal vez escribir sobre las consecuencias del sobre peso y la obesidad infantil, etcétera, etcétera.

Me vi muy tentada en desglosar todas y cada una de las enfermedades que se padecen cuando se tiene una pobre alimentación y luego me di cuenta que  en primer lugar ya he hablado de estos temas en mi blog y no solo de las consecuencias sino también de los mitos que rodean esta enfermedad. Te recomiendo leer: Obesidad infantil.   

Además ¡ya estamos rodeados de información al respecto! Y no solo de información, también de comerciales melodramáticos donde te pintan una vida sombría y deprimente.

¡Pero no nos dicen cómo hacerle para darles de comer a nuestros hijos de manera saludable!

Una de las quejas más comunes entre los pacientes que son padres es precisamente eso, primero no saben cómo hacer que sus hijos acepten nuevos alimentos y segundo ya no saben que alimentos son o no son saludables.

Y hay que tomar en cuenta que los niños atraviesan una etapa donde nada, absolutamente nada les gusta y eso puede ser muy frustrante.

Todo empieza desde la introducción a las papillas donde por supuesto la mejor opción siempre va a ser la natural, sé que no es la más sencilla pero si la más saludable.

Un punto muy importante que debes de cuidar es el no mezclar alimentos, si vas al súper encontraras miles de papillas donde mezclan sabores distintos de frutas y verduras, esta opción no es la más adecuada ya que tu bebe nunca va a aprender a distinguir sabores específicos.

Tu bebé aprenderá que le gusta el sabor de la zanahoria con calabaza (por darte un ejemplo) pero el sabor de la zanahoria sola le va a parecer extraño, lo que va a resultar en un rechazo a dicho alimento cuando se lo presentes en un plato cuando empiece a comer alimentos picados.

Alimentos sanos y sencillos
Alimentos sanos y sencillos

…la mejor opción siempre va a ser la natural…

Así que mi recomendación es que tu cuezas tus propias verduras y frutas y se las presentes en papillas simples, sin mezclas extrañas, en caso de que el tiempo no te alcance está bien si escoges papillas fabricadas, pero recuerda elegir las papillas de un solo alimento, no esas cosas de pollo con verduras o frutas tropicales, que tal vez te parezcan apetitosas a ti pero tu pequeño se va a confundir.

Como consejo puedes cocer y picar tus verduras con anticipación y congelarlas, así solo tendrás que descongelar y moler, lo cual reducirá significativamente el tiempo de preparación de las mismas.

Otro punto que debes de cuidar es tu actitud hacia los alimentos, recuerda que los niños en un principio van a copiar todo lo que tu hagas… a mi hermana le gustaba decir cuando veía a nuestros sobrinos actuar como nosotros “mono ve, mono copia”, a mi hermana (la mamá de mis sobrinos) no le agrada tanto esta referencia, pero tiene algo de verdad.

Piénsalo de esta manera: si tú siempre comes un postre después de la comida porque “te falta algo dulce”, adivina que va a esperar tu niño después de comer…

Las empresas se dieron cuenta de esto y ahora venden papillas con postres, para mí esto no tiene sentido, recuerda que el postre es una conducta adquirida, no una necesidad, o bueno al menos yo jamás he visto a un bebe que llore porque le falta algo dulce después de que le dan leche (materna o de formula). Así que podemos concluir que fisiológicamente tu cuerpo no necesita un postre después de comer y el de tu bebe tampoco.

En la investigación Influencia familiar sobre la conducta alimentaria y su relación con la obesidad infantil explican cómo la familia es una gran influencia en la aceptación hacia los alimentos, en especial la madre, además de que los padres tienden a sobre alimentar a los hijos buscando una buena nutrición, se acuerdan de la famosísima frase “no te paras hasta que te acabas la comida” o que tal “tantos niños muriéndose de hambre en África y tu desperdiciando la comida” o la también famosa “no hay postre hasta que te acabes la comida”.

…los niños atraviesan una etapa donde nada, absolutamente nada les gusta…

Estas frases lo único que provocan es una sobre alimentación, les enseñas a tus niños a comer incluso cuando se sientan llenos y créanme que como adulto esta conducta se queda muy marcada, he tenido muchísimos pacientes que comen hasta sentirse mal porque se sirvieron de más.

Recuerda que en tus manos está la buena nutrición de tus hijos, así que empieza contigo, inicia una vida más saludable.

 ¡Una vida feliz empieza con una sana nutrición!

Acerca de la autora:

VER PERFIL

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.