Llorar o no llorar, atender o no atender

La eterna discusión es si en la noche es sano dejar o no dejar a nuestros hijos llorar, hablando obviamente de los bebés y no tan bebés (incluyendo “toddlers”, que son los que vas como del año a los tres). La entrada pasada creo que dejé en claro que nosotros no somos los que dejamos que llore en la noche pero… 

Resulta que este tema es controversial a más no poder, revisando la información de la red en general me encontré los bandos a favor y los bandos en contra, desafortunadamente no encontré ningún dato que hiciera que la discusión quedara finalizada.

Lo que sí me topé fue con un ataque visceral contra la manera en la que hacemos las cosas en casa, así que ahora va la mía.

Lo primero creo que vale la pena aclarar es que la información aquí presentada es la que a MI PERSONA como dueño/administrador del blog me convence por razones personales, así que no te lo tomes a pecho si voy en contra de tus creencias ¡al contrario! Tómate el tiempo de abrir y configurar un blog para que puedas escribir en contra de lo que escribo…

Son demasiadas las ideas que quiero poner así que me voy a tomar la libertad de revolver todo en una entrada aunque no quede “tan linda” como las demás.

Lo primero que viene a la mente cuando platicamos sobre dejar llorar o no a nuestra hija en la noche es la imagen de los papás que en automático brincan de la cama para cargar y arrullar a su bebé, sin embargo esto no es correcto; lo que hacemos es ver porqué llora, puede estar llorando porque empezó con una pesadilla (cosa común ahora que le salen los dientes).

Puede ser que también llore porque necesite cambio de pañal, porque se destapó y le dio frio, porque se terminó un ciclo de sueño y antes de iniciar el que sigue su cerebro cobró consciencia y por lo tanto despertó, puede llorar por hambre (a veces no cena todo lo que “debería”) o simplemente llora porque puede y quiere llorar.

Lo anterior es importante porque dependiendo del llanto es lo que se hace, si está en una pesadilla le pongo una mano en la espalda o en el pecho y le susurro que todo está bien y que mamá y papá estamos ahí, eso la calma… si es el pañal, bueno esa creo que es obvia…

La única en la que la acción es sólo estar sin hacer nada de nada es cuando quiere llorar y pues ni modo, la pregunta es ¿cómo pueden garantizar que su hijo no llora por necesidad en la noche? y entonces lo dejan llorar ¡asumiendo que todo llanto es igual! Ahí es en donde ya no tiene mucha lógica dejar llorar a un bebé.

…dependiendo del llanto es lo que se hace…

Pero ¿por qué deja de llorar un bebé? ¿se ha calmado? ¿aprendió la lección? ¿es señal de maduración y crecimiento?

Cuál es el problema de esto si al final se durmió ¿no? Bueno pues que nada más que las neuronas del hipocampo funcionan mal, viven menos y en general hay estrés oxidativo; aunado a lo anterior cuando se atienden las necesidades de un bebé se establece en él un sentido de confianza en el mundo tanto de lo que le rodea como de su mundo interno.

Cuando el niño deja de llorar de la desesperación simplemente se cierra, por eso deja de llorar, porque está aprendiendo a nivel cerebral que no sirve llorar, que no sirve expresar sus necesidades. Para eso además el cerebro le suelta una buena dosis de endorfinas que además anestesian y acuden a la sopa química cargada de cortisol (“la hormona del estrés).

Un bebé que siente miedo y por lo tanto llora, pero que no es atendido va a segregar adrenalina, nada más que su cerebro está en desarrollo… por lo que si esto es “lo cotidiano” va a llegar un punto en el que la amígdala simplemente se sature de terror y es en donde entra lo que te contaba de las endorfinas ¿se durmió porque aprendió?

Pues no, se durmió por el shot de químicos que tiene…

Ok, creo que estoy parloteando, voy a ser más claro:

Una exposición prolongada a la adrenalina (entre otras hormonas del estrés) tiene secuelas negativas a largo plazo, no nada más el daño fisiológico sino también trae las bases de problemas como: la indefensión aprendida, problemas de apego, problemas de ansiedad, rasgos básicos para la depresión…

Como papá sabes que tu bebé está perfectamente seguro y bien atendido en su cuna ¿cierto? Pero ¡tu bebé no lo sabe! No puedes creer que aplica la misma lógica que tú, tu bebé sabe que está seguro porque tú lo das la seguridad y para eso tienes que estás ahí.

La verdad del mundo: los chamacos no duermen con ciclos de adultos hasta como por los seis o siete años de edad, así que antes de eso despertarse es, completa y desafortunadamente para nosotros, normal.

Los métodos para que el niño llore por periodos determinados y luego los papás entren y luego tarden más y esas cosas merecen dos comentarios: el primero es que son métodos para que los papás aprendan a no ser sensibles al llanto del bebé.

El segundo es que, no porque algo esté científicamente comprobado significa que debemos aplicarlo. Ejemplo: está científicamente comprobado que la mejor manera de matar a un hombre en arrancándole el corazón… no por eso se justifica arrancar corazones ¿verdad?

La verdad es que si nadie te metiera ideas en la cabeza de que “está mal” hacer las cosas, no te preocuparías por eso, es absurdo querer que los bebés vivan en una sociedad de distancias y tecnologías, de abrazos fríos y padres “informados”.

Somos primates te guste o no, tenemos que vivir como primates y hacernos responsables de nuestra naturaleza, en lugar de vivir bajo la idea de que lo animal es inferior… te guste o no el lugar de tu primatito es en tus brazos.

¿Quieres leer más?

Orígenes de la idelogía “dejar llorar a los bebés”

Acute Psychosocial Stress Reduces Cell Survival

Mother-baby behavioral sleep laboratory

Encyclopedia on Early Childhood Development

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario