La importancia del padre

Todavía existe mucha gente que mantiene la creencia de que los papás son o pueden ser una figura secundaria en la vida de los niños, de hecho mucha gente le apuesta todavía a la madre como la que tiene más capacidad para el cuidado de los niños, más allá todavía existen personas que se sorprenden cuando un varón muestra interés o se emociona por un bebé… y lamento decir que es un mito terrible que sólo mantiene estereotipos negativos.

Con los movimientos sociales que nos han llevado a la equidad de género, también se han realizado muchos estudios sobre el impacto de diferentes factores en la vida de las niñas. No me voy a meter con el tema de equidad porque para empezar encuentro ofensivo que haya que defender algo tan fundamental, que mal está la sociedad que necesita darse cuenta (y legislar) de que todos somos iguales… es tan bruto (para mí) como decir ¡oh! me doy cuenta que necesitas oxígeno, toma voy a promulgar una ley para garantizar que puedas respirar…

Regresando al tema, si crees que porque las cosas han sido siempre de una manera y no te abres al cambio (con todo el malestar que conlleva) vas a tener problemas; asumimos que están bien las cosas, por ejemplo, porque las niñas han jugado con los mismos juguetes por años… las mismas que siguen viendo y creyendo que los varones tienen más posibilidades de tener buenos futuros, las mismas que se sienten insatisfechas con su físico, de hecho todo parece apuntar que las niñas pierden la confianza o la autoeficacia en terrenos “masculinos” desde más o menos los ocho años ¿neta?… ya no quiero vivir en este planeta, me voy a otro.

EL título de esta entrada es la importancia del padre, porque resulta ¡sorpresa! que sí tenemos un impacto fuerte en la vida de nuestras hijas, resulta que por ejemplo en casas en las que los roles de los papás son los “tradicionales” (obviamente tradición negativa) las niñas tienden a la elección de carreras estereotípicamente femeninas, mientras que en casas en donde el padre tiene un rol activo en actividades domésticas, las niñas no nada más elegían carreras no estereotípicamente femeninas sino que ganaban más dinero y tenían mejores posiciones que sus amigas “estereotípicas”.

No sirve de nada la filosofía actual de “¡claro! puedes hacer lo que quieras sin importar que seas mujer… PERO… eso es además de todo esto” (refiriéndonos a lo doméstico, lo que se llama “el segundo turno”). La filosofía correcta es la de la responsabilidad ¿ensuciaste un plato? no te esperas a que tu esposa lo lave, inténtalo tú, aunque después te regañen por hacerlo “mal” y no te dejen lavar más ¿verdad amor mío?

Intenta tender la cama, lavar la ropa, barrer, sacudir, sacar la basura o ¡lo que tú quieras! pero por favor haz algo, ¿sabías que a nivel mundial el 86% de ingenieros son hombres? te ayudo con la matemática: sólo el 14% de la población femenina mundial (dígase de todo el mundo mundial) le han entrado al campo de la ingeniería ¡el 14 !”#$%”!”$% por ciento!

Para mí estas cifras son indignantes, pero la solución está en nuestras manos, al menos eso me alivia la gastritis, por la parte sencilla puedes iniciar por involucrarte más en casa, puedes pasar un rato muy agradable haciendo actividades domésticas como un juego con tu hija, dado que a los niños les gusta jugar imitando actividades de los papás puedes barrer con tus hijos, pueden tender la cama juntos, o cualquier cosa que, no nada más te permita convivir sino te permita mostrar un rol equilibrado, sin etiquetas de género, barrer es “unisex” así que no tengas miedo, la escoba no hace nada, en todo caso cuida que tu suegra no la vea para que no salga volando por la ventana… (si lo hace instala un “brujipuerto” en la azotea). Nota: al escribir esto no pensé en mi suegra.

Otra manera de ayudar al equilibrio es no usar el estereotipo de “princesa”, por favor, tu hija no necesita la creencia de que ella va a requerir un príncipe cianótico para alcanzar la felicidad o salir adelante o ser más fuerte. Cuidado con eso, porqué no que tu hija además de jugar con las muñecas también tenga en casa su casco de constructor, su cinturón de herramientas, LEGO y todos los juguetes con los que tú jugaste como varón… ¿te da miedo que sea “marimacha”? (¡pum! tómala estereotipo).

Hay mucho que hacer con este tema y mucho lo que nos falta por saber y por hacer, pero como te dije puedes empezar por cosas sencillas ¡aunque sea lava algo!

Existe una línea de juguetes que te recomiendo revisar, es una línea pensada justamente para las niñas y para librar los estereotipos, se llama Goldie Blox.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

1 comentario en “La importancia del padre

Deja un comentario