La historia familiar

Desde que nacen nuestros hijos ya tienen una serie de historias familiares que los van a acompañar toda la vida, desde las historias del tío-abuelo famoso en la Revolución o el origen del apellido, su historia e importancia, todos ya traemos en mayor o menor medida una historia. 

La otra vez estaba pensando en la importancia de tener una historia personal, de contar con los recuerdos de infancia para poder, de adulto, sentir una coherencia interna, un sentido de vida. Todo esto lo estaba pensando mientras veía unas fotos de mi esposa y mi hija en la computadora y de repente me di cuenta de algo… ¡lo estoy haciendo mal!

¿Cómo le voy a transmitir a mi hija la historia de la primera vez que estuvo en la playa si las fotos están en la computadora? O ¿cómo voy a sentarme con ella a platicar de cómo fue el embarazo si las fotos están en un USB?

Tal vez te suene raro, pero para mí fue una epifanía, tengo que empezar un álbum de fotos. Así, “a la antigüita” para que conforme mi hija vaya creciendo pueda ir viendo los sucesos de vida que son parte de la historia que ella en su momento usará para tener un sentido de sí misma.

Las ventajas es que ahora puedo tener los momentos más espontáneos capturados en una foto gracias a los celulares, lo mejor es que puedo imprimir las que mejor hayan salido y armar así la historia que ella eventualmente hojeará.

Me la imagino (aunque te suene súper cursi) sentada en la sala con nosotros viendo las fotos y riendo de los acontecimientos y recuerdos que vamos actualizando en ese momento, cómo no podría reírse de saber cómo fue mi primer cambio de pañal o de cómo su tío, cual película de Bruce Willis, aventó su celular último modelo en la cena de navidad, para con un dramatismo indescriptible ponerle las manos porque parecía que se iba a caer de sentón.

La historia que nos heredan los papás es la historia que vamos a usar toda la vida, por lo que me siento responsable de transmitirle la historia de su familia de la mejor manera posible, para que ella en nuestra subcultura (es decir, la cultura propia de cada familia) tenga un sentido de pertenencia y tenga un lugar al que llamar hogar.

Así que ya sabes, te recomiendo crear un álbum familiar, ponlo en fotos tradicionales, es mucho más manipulable para un niño, evita que la tableta sea el vehículo de transmisión, imprime tus mejores fotos y ¡a contar tu historia!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

4 comentarios en “La historia familiar

  1. Me encanta la idea. Siempre he sido fan de imprimir mis fotografías aunque muchas veces me ha valido el término “anticuada”. Es un placer hojear un álbum aunque las fotos estén viejitas o descoloridas, eso les añade un encanto especial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.