La contradicción en la educación

El día de ayer pensaba que no quiero convertirme en uno de esos papás que generan terror en las maestras de la escuela de sus hijos, ya sea porque son hiper-metiches en cosas que no corresponden o bien porque son delicados y nada de la educación formal les parece. 

Al estar casado con una miss de kínder y además tener pacientes con la misma profesión he llegado a una hipótesis que me temo tendré que experimentar: en algún punto del desarrollo de mi hija me voy a volver loco y voy a ver mal la manera de educar de las escuelas.

Claro que cuando la gente piensa si es él mismo o no el papá del terror obviamente nunca se considera a sí mismo como tal, de manera que nunca se da cuenta de lo que hace, ahora bien y ¿todo este rollo para qué?

Todos nos quejamos de la situación actual y todos en algún punto echamos la culpa al gobierno y eventualmente a la educación, en algún punto, en alguna plática, de alguna forma hemos llegado a la conclusión de que el sistema educativo está mal…

No pienso argumentar nada en contra o a favor del sistema educativo nacional, pero si me pregunto si nosotros como papás no estaremos complicando más la situación desde nuestra casa, deje me explico y que dé un breve rodeo.

Maturana es un autor que desde que lo leí en la carrera me fascinó, así de simple, nadie había reñido con mi visión del mundo como sus textos, el día de ayer me encontré en un texto de Santos Guerra (otro autor épico para mi) una reflexión que cito tal cual:

«Yo creo que cuando uno tiene que enseñar algo es porque ese algo no surge solo en la vida. Por ejemplo, el niño aborigen australiano va con la mamá o con el papá por el desierto o por la selva, recolectando algo o reconociendo el lugar. Lo va recogiendo o va reconociendo el lugar en el momento de vivirlo. Entonces no se le está enseñando. No se le habla de una cosa que tiene que venir después, sino que está viviéndola allí. Ahora, si yo no tengo la posibilidad de ir al desierto para ver allí la roca que corresponde al lugar donde el ancestro hizo tales cosas…, y estoy en la sala de clase, voy a tener que hablar de eso. Voy a tener que enseñar sobre esa roca que es un hito fundamental en la historia ancestral. Tenemos que enseñar porque aquello que enseñamos no lo estamos viviendo. Yo creo que ese es el verdadero problema con los valores»

¡Zas! Así que cuando estamos exigiéndole a la escuela tenemos que considerar si, eso que queremos le enseñe a nuestros hijos, nosotros lo tenemos en casa… así que a partir de ahora cuando escuches que alguien dice algo de la escuela lo primero que tienes que hacer es voltear a ver su dinámica familiar.

Vivimos en esa contradicción constante, por ejemplo, pedimos que la escuela eduque en valores, pero después ponemos en entredicho esos valores. Por ejemplo, le decimos a los niños que lo importante es competir honestamente, pero luego cuando no ganan o no sacan la mejor calificación nos enojamos, o peor aún terminamos valorando más el resultado neto, sin importar cómo lo lograron, por sobre la educación en sí misma. Si no me crees nada más pregúntate por que viven estresados por sacar buenas calificaciones.

Básicamente creo que parte del problema es que queremos que la escuela eduque a nuestros hijos sin que lo que viven en casa afecte su educación. ¿Quieres equidad de género? Empieza en casa, ¿quieres honestidad? Misma fórmula, ¿quieres ciudadanos responsables y honestos? Bueno, ya fue mucho pedir…

Así que la siguiente vez que alguien se queje de la escuela de sus hijos porque no les están enseñando buena educación, valores y esas cosas, sólo recuerda que probablemente el problema sea el que se está quejando y lo que le está enseñando en casa a su hijo (disculpen las “indirectas”).

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

2 comentarios en “La contradicción en la educación

  1. Mut bueno!! muy certero, eso justo eso es lo que sucede, a los niños les enseñan en la escuela pero se educan en casa y en casa se ayoya lo que la escuela enseña, además del saber, los valores civicos y emocionales se aprenden en casa, muy bueno felicidades!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.