La continuación: ¿Cómo debo entender los límites y los cambios de conducta?

Si la entrada de ayer la aligeré, la del día de hoy la compliqué, espero la leas sólo si estás dispuesto a poner a prueba tus creencias, nuevamente te recomiendo que te evites disgustos y no leas esta entrada, mejor espérate a las de la siguiente semana que van a estar muy leves. 

¿Cómo te fue con tu registro de frecuencia? Si lo hiciste a conciencia espero hayas disfrutado la experiencia y lograras observar lo difícil que es para el cerebro, en ocasiones, mantener la atención en un estímulo, de hecho mientras más cotidiana la actividad a observar más complicado es observarlo porque el cerebro ya la tiene “en las rutinas” y por lo tanto se ha convertido en un proceso automático ¡cuántas cosas y estímulos nos perdemos por estar en la rutina!

En la entrada anterior se habló de la conducta y del condicionamiento como un aprendizaje, también se mencionó que la conducta está en función del ambiente, antes de explicarte como cambiar las conductas, falta explicar un poco ese ambiente y su impacto en la identidad de la persona ¿me creerás que nunca he visto un niño que haga berrinche sin que antes los papás ya le pusieran la etiqueta de que es “berrinchudo”? O que ¿nunca he visto un niño problema sin que antes ya le pusieran, nuevamente, la etiqueta de que es “insoportable”?

El ambiente es todo lo que rodea a la persona y todos los que rodean a la persona, piensa en el ambiente como si fuera la artesanía Matrioska, una muñeca dentro de otra, dentro de otra, dentro de otra ¿ok? Lo importante de ver el ambiente así deriva de los cambios de roles que suceden cuando te mueves de “una muñequita a otra más chica o más grande” ¿te has preguntado por qué tu hij@ se convierte en satán cuando está contigo, pero en casa de los abuelos es un angelito?

El ambiente influye mucho, los roles que se juegan tienes que entenderlos en esta lectura como los comportamientos asociados con cierta posición en la sociedad, de forma que cuando estas en el rol de papá se espera que actúes de cierta manera, cuando estás en el rol de amigo se espera que actúes de cierta manera, supongo que si vas conectando con las ideas de ayer podrás darte cuenta como qué contenido hay en el rol de papá en un centro comercial con un bebé llorando a todo pulmón…

A partir de aquí las ideas las comparto desde la óptica de un autor llamado Urie Bronfenbrenner, al menos las de los sistemas, hasta el final del texto encontrarás recomendaciones de lectura en donde, obviamente, viene él.

Regresando al punto el nivel de ambiente más sencillo y “básico”, que ahora llamaré sistema es el llamado Microsistema, está conformado por las personas con las que interactúo de manera regular cara a cara. Lo importante en este nivel de análisis son las conexiones con otras personas, la naturaleza de los vínculos y su influencia directa en la persona y su desarrollo, las actividades que se llevan a cabo y los roles que se esperan en cada microsistema.

Lo anterior significa que, por ejemplo, mi hija tiene un microsistema conformado por su mamá y por su orgullosísimo papá que la adora jejeje, pero si observamos a mi hija en otro horario, por ejemplo el día en que su abuela la cuida, entonces su microsistema está conformado en ese momento por ella (evidentemente ¡duh!) su abuela y el abuelo si anda por acá, si cambiamos el día encontramos otro microsistema, por ejemplo el que se conforma cuando está con su mamá, con la amiga de su mamá y con la hijita de la amiga de su mamá que va en el mismo “colegio” que mi hija.

Como puedes ver estamos en constante cambio de microsistemas (de hecho tu tarea va a estar relacionada con esto, pero no nos adelantemos), con cada cambio de microsistema hay cambio de roles ¡y ni cuenta nos damos!

El siguiente nivel de análisis es el llamado Mesosistema, éste se conforma por las relaciones que se establecen entre dos o más microsistemas, es decir, el mesosistema es el conjunto de microsistemas. Esta relación de los microsistemas puede estar dada por las personas que participan en ambos sistemas, o porque la comunicación es la misma en los escenarios, es decir porque hay algo que es común o se repite.

Por ejemplo, el mesosistema de hija más amplio que tiene está dado por el microsistema de casa, el de la escuela, el de los abuelos y el de fin de semana ¿por qué? Es sencillo, porque su mamá está en todos esos escenarios, sin embargo los domingos en la mañana la cuido yo y tenemos un ritual de ir a ¡buscar la aventura!… vamos a unos juegos públicos que hay por casa y le compro un pan de pueblo el cual compartimos.

Ese microsistema no entra en el mesosistema mencionado porque en primera no está su mamá y en segunda porque el rol de mi hija cambia ya que es la temeraria de los juegos… cielito si estás leyendo esto lo mencionado es para fines didácticos, no hay evidencia alguna de que nuestra hija se aviente de lugares indebidos o camine por donde no se deba caminar en las plantas… fin del comunicado.

Tenemos “una muñeca más grande” que es el Exosistema, este sistema está dado por el conjunto de escenarios en los que hay un elemento activo para la vida del individuo, pero que además la persona nunca va a ingresar a ese escenario y lo que sucede ahí le afecta en su vida.

Un ejemplo del exosistema de mi hija es mi consultorio, ella no va a entrar jamás ahí, al menos no mientras trabajo, pero definitivamente lo que pase ahí le afecta en su vida, si los pacientes no van claro que se afectan muchas cosas. Otro exosistema de mi hija sería el consultorio de mi esposa, por la misma razón.

Por último, tenemos el Macrosistema que está formado por las consistencias de forma y de contenido, de los sistemas anteriores, que existen o que pueden existir como subcultura o cultura como un todo, con cualquier creencia o ideología o sistemas de ideologías que mantienen dichas consistencias.

Básicamente este sistema es el hilo que une todo, por ejemplo el macrosistema de hija es ser mexicana, ella va a actuar como mexicana sin importar el micro, meso o exosistema en el que está.

No te voy a complicar más la lectura, pero ahora imagina que en cada uno de estos sistemas la mente juega con la imaginación e intenta adivinar lo que se espera de la persona ¡que complicado! Ahora sí, te reto a que me digas que de la nada o por mala suerte te tocó un hijo “difícil”, o que es “berrinchudo” nada más porque así nació, o qué es de “carácter fuerte” así, sin considerar el escenario en el que muestra el carácter… mmmmm ya voy entendiendo por qué tengo muy pocos amigos…

Tu tarea es la que sigue, de hecho son dos tareas, la primera es que reflexiones sobre tus sistemas, diviértete (que ñoño soy) identificando cuáles son por lo menos tus micro y mesosistemas.

Si tienes un hij@ intenta observar cuáles son y por qué son esos, la segunda tarea es más divertida aún (no es sarcasmo… jejeje) Elige una conducta, la que tú quieras observar en otra persona, y realiza una observación que le llamaremos ACC por Antecedente, Conducta, Consecuencia.

La segunda actividad es para prepararte para el resto del tema en donde ya sin tanto rodeo te explicaré como cambiar la conducta… este formato es sencillo en antecedente tienes que poner la descripción de lo que estaba sucediendo, la conducta es la descripción de la conducta como tal y la consecuencia es la reacción del ambiente a dicha conducta, ejemplo:

Antecedente:

Estamos platicando en la sala mi esposa y yo (¡ajá! Cómo me gustaría tener tiempo)

Conducta:

Mi hija grita y avienta su juguete

Consecuencia

Me paro, le paso su juguete y la cargo

Es así de sencillo, sin embargo con la lectura de mañana verás que le acabo de dar en la torre a la situación porque le acabo de enseñar a mi hija que para conseguir la atención que quiere tiene que aventar y gritar ¡changos! ¿será que a veces generamos las conductas que no queríamos ver?

¡Cualquier duda escríbeme! espero tengas excelente día

Te comparto éste artículo para complementar el viaje:

Desarrollo de nuevas significaciones en el espacio escolar, el imaginario social instituyente en la escuela

Si quieres leer más de los sistemas te recomiendo el libro:

Bronfenbrenner, U. (1979). The Ecology of Human Develoment. Harvard University Press.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.