El regalo: pensamiento crítico y el egocentrismo

El pensamiento crítico, como platicaba en la entrada pasada, es el mejor regalo que creo que le puedo hacer a mi hija, en general cuando hablo de este tipo de pensamiento algunas personas lo confunden con tener criterio o con ser crítico y señalar los defectos del otro, este ha sido un problema en este tema, la misma palabra para distintas descripciones ¡qué confuso!

El pensamiento crítico al que me refiero es una manera de usar el pensamiento, el cual puede dirigirse a cualquier tema, cosa, persona, situación, pero que busca hacerse cargo de los mismos procesos que pueden sesgar el pensamiento. Sé que suena medio confuso pero lo iré aclarando en esta entrada y otras.

Claro que el reto de pensar lo mejor posible involucra de cierta manera saber las limitaciones y vicios inherentes a nuestra naturaleza como el simple hecho de que somos “pensadores egoístas” es tan sencillo como que cuando piensas algo, lo que sea, la inmensa mayoría de las veces no vas a considerar las limitaciones de tu pensamiento, los otros puntos de vista que puedes generar, los derechos o limitaciones de los otros.

Existe la probabilidad de que no caigas en esta descripción, pero nada más observa cómo tu mente brinca en automático a pensar sin que se lo pidas: recuerdos, canciones, pendientes, peleas pasadas y futuras, ansiedades, alegrías, todo pasa en automático ¿no me crees? Juega entonces con la técnica que propongo en Llanto e insomnio: cómo sobrevivir sin morir en el intento y verás como no se apaga tu cerebro.

Existe una organización de pensadores críticos (criticalthinking.org) ellos plantean que este pensamiento se llama egocentrismo y proponen algunas clasificaciones, en lo personal, me abrieron el panorama:

“Es verdad porque siempre he creído en esto”. Este que podría llamarse de la costumbre, se llama en la literatura: Auto-validación innata. Es este fuerte deseo de mantener tus creencias por mucho tiempo, con todo y que jamás te has detenido a considerar si están justificadas o no de acuerdo a la evidencia.

“Es verdad porque creo en ello” esto se llama egocentrismo innato. Básicamente asumes que lo que crees es cierto porque lo crees, aun cuando nunca has cuestionado las bases de tus creencias.

“Es verdad porque creemos en esto” Esto se lama socio-centrismo innato. Asumes que las creencias del grupo al que perteneces son ciertas aun cuando nunca hayas cuestionado las bases de esas creencias… ¿el pípila en serio pudo hacer lo que dijeron? ¿existió?

“Es verdad porque quiero creerlo”. Cumplimiento de deseos innatos. Creo en todo aquello que me pone, a mí o al grupo en el que me muevo, en una perspectiva positiva aun cuando esto signifique descartar o minimizar las historias que me ponen en una perspectiva negativa, crees en todo lo que hace “que te sientas bien” y que además apoye tus creencias, lo que no te exija cambiar ni pensar de otra manera, básicamente en todo aquello que te pida aceptar que te equivocaste. ¿Te suena este tema?

Por último está el “Esto es verdadero porque me conviene creerlo”, también es una forma de pensamiento egoísta innato y en general es que te aferras a las creencias que te justifiquen tener más de algo: poder, dinero, fama, ventajas aunque esas creencias no estén basadas en razones ni en evidencia… ¿comentario político en este tema? jejejejejeje

¡Llegaste hasta aquí! Tu cerebro no te hizo huir del tema ni de la posibilidad de que tu pareja chance tiene razón cuando te dice que no tomas en cuenta sus necesidades (mal chiste), en la entrada ¿Cómo debo entender los límites y los cambios de conducta? justo me cuestionaba parte del porqué ahora los roles se han cambiado de manera tan brusca, parte de la respuesta tiene que ver con esto, la gente en automático piensa de forma egocentrista y ¡zaz! En un microsegundo eres el monstruo agresor de la paz pública porque tu bebé llora.

Como puedes ver también hay mucho que reflexionar ¡nuestro pensamiento es muy complicado y está lleno de sesgos! ¿cómo no voy a creer que este es un excelente regalo para a vida de mi hija?

Te propongo que por el día de hoy, reflexiones sobre una creencias que tengas, la que tú quieras acerca de la crianza, intenta identificar de dónde viene esa sensación de que ésa norma es correcta y que le va a beneficiar a tu hij@ ¡te vas a sorprender!

Si tienes dudas o comentarios ya sabes que me puedes contactar ¡saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on Facebook

4 comentarios en “El regalo: pensamiento crítico y el egocentrismo

Deja un comentario