El celular en los hijos. Ya estoy viejo para esto.

El uso del celular es un tema que tarde o temprano los papás tenemos que considerar. Muchas veces simplemente vemos que se lo prestan al niño para que se entretenga y no hay una reflexión adicional del tema.

La verdad es que estas semanas me he sentido “mayor”, por no decir que me he sentido grande. Parte tiene que ver con que una paciente de la nada me hizo una pregunta, pero el problema es que empezó diciendo “oye y en tu época…”

Y sí, estoy fuera de época y para colmo soy bastante quejoso y refunfuño de todo y el mundo me cae mal.

fuera de onda con el celular
fuera de onda con el celular

Pero, tengo dos hijos y hay temas que tengo que considerar aunque esté fuera de época. Uno de esos temas es el uso del celular.

Y es que parece bastante inocente el tema, pero créeme cuando te digo que tiene implicaciones brutales. Lo menos grave es que la gente puede perder su trabajo por no tener educación en el tema digital, lo peor… échale imaginación.

El celular es una realidad que para cierta generación es un objeto adicional, ahí estamos los que nos llamamos migrantes digitales. Pero nuestros hijos son nativos digitales.

En otra entrada reflexionaré más sobre esos dos términos. Por el momento mi problema es:

  • El celular es algo que si o si está-estará en la vida de mis hijos
  • Estadísticamente los jóvenes reciben su primer celular entre los 9 y los 14 años
  • La pubertad y adolescencia empiezan entre los 9 y los 15 años
  • En el periodo mencionado lo más importante en lo social deja de ser la familia, hay un cisma hacia sus ideas y prefieren la aceptación por pares.
  • Existe gente muy mala (no sean cursis y quieran negar esto).

¿Ahora ves mi problema con el celular?

Resulta que justamente en el periodo en el que uno pierde todo poder moral sobre los hijos y son los amigos los que más influencia tienen; y justamente en el mismo momento en el que todas las hormonas entran en juego sobre un cerebro que todavía no tiene bien desarrollado el lóbulo frontal; ¡es precisamente el periodo en el que aparece el celular como parte de la vida de los hijos!

Realmente no hay una receta sobre cómo darles el celular a los hijos. Hay quienes proponen una edad y quienes proponen “madurez”. Para mí las dos alternativas están equivocadas, porque ni la edad ni la madurez dan el conocimiento necesario o las habilidades para hacer frente a los retos que implica el mundo digital.

Entonces lo que después de mucho pensar decidí, es que hay que entrenar. Por lo que a los 6 años de edad, mi hija tiene un celular.

Antes de que se me alteren porque está muy chiquita y lo que sea que quieran criticar recuerden que el objetivo es entrenar. Pero vamos por pasos.

¿Qué dice la medicina sobre el uso de los celulares?

La Asociación Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría dicen que bebés de 0 a 2 años no deben tener ningún contacto con esta tecnología; de 3 a 5 años restringirlos a una hora por día, y de 6 a 18 años a 2 horas por día.

Honestamente como terapeuta cognitivo estoy de acuerdo con estas reglas, pero como papá, migrante digital, me parecen excesivos los tiempos, pero es lo que hay y me tengo que adaptar.

El celular no es benéfico para la salud, eso de dar el teléfono al niño en el coche para que vaya viendo sus cosas está mal, en verdad están sembrando problemas a futuro.

Esto duele, pero aunque no te convenga creerlo pues es lo que está demostrado…

Regresando a mi ansiedad y retomando la parte del periodo futuro de terror y sufrimiento que llamamos adolescencia en la cual llegaremos a creer que Cthulhu existe… la solución entonces fue darle un celular.

¿Para qué?

Primero para normalizar el tema y quitarle mucha valencia positiva y segundo para entrenarla.

Las cosas permitidas siempre serán menos atractivas que las no permitidas, si siempre puedo ir a una fiesta es más probable que pueda tomar otros elementos al decidir si voy o no vs una persona que nunca va de fiesta y se le presenta una oportunidad.

¿Cómo puede haber presión social si ya conozco el tema? Si ya no hay novedad la atracción baja y eso busco desde ahora. Para cuando llegue el momento de la presión espero que ya no haya nuevo bajo el sol.

La parte de entrenamiento es más que obvia, lo que busco es que aprenda a usar a adecuadamente la tecnología, desde usar bien una cámara o comunicarse vía chat, hasta temas fundamentales de seguridad, integridad y riesgos.

Decidí ir por partes, ahorita estamos enfocados en foto y video, de hecho el celular lo dejé de manera que sin importar lo que piques sólo sirve como cámara.

Además no lo tiene diario y ni si quiere se lo permito cuando ella quiere, lo que estoy haciendo es que se lo doy cuando menos se lo espera y siempre cuidando no volverlo un refuerzo positivo a las conductas del momento.

Cuando vea que ya domina lo que espero en esta fase pasaré al uso de ciertas apps. Como ves es un plan de entrenamiento que durará varios años (mínimo unos cuatro o cinco).

Esto se me ocurrió porque así me funcionó para el Xbox, para mi hija ya no tiene el mismo grado de atracción que para algunos compañeritos y que ahora sus papás tienen problemas para administrarlo.

Francamente espero este plan funcione, he decidido aplicar la de “si no puede con ellos, únete”. En lugar de dejar el uso del celular a la edad o a la madurez, prefiero dejar el tema al adiestramiento y al conocimiento.

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.