Depresión postparto

Con esta entrada continuamos hablando sobre la depresión, pero ya más enfocada hacia la petición de los lectores. En esta entrada y como obviamente el nombre lo dice hablaré brevemente, de la depresión postparto. 

Es importante recordar que no se vale usar esta información para el autodiagnóstico, ya que puede ser que te identifiques y llegues incorrectamente a la conclusión de que esto es lo que te sucede, en todo caso si sientes que la entrada te describe lo que deberías hacer es correr a ver a tu médico de confianza.

Esta depresión cuando se presenta y no se le presta atención, puede durar de meses hasta años y con la misma sintomatología que la depresión mayor, nada más que en esta puedes poner en riesgo al bebé por no estar en condiciones emocionales óptimas para cuidarlo.

La depresión postparto es un tipo de depresión de va de moderada a intensa y que aparece en una mujer después de haber pasado por un parto. La mayoría de las mujeres cuando la presentan es en los primeros tres meses.

Existen algunas causas identificadas que contribuyen a la aparición de esta depresión, algunas son:

  • Preocuparse sobre la capacidad de “ser buena madre”
  • Disminución de tiempo y libertad para sí misma
  • Cambios en el cuerpo por el embarazo-parto
  • Falta de sueño
  • Cambios en la esfera de las relaciones interpersonales/laborales

Los síntomas de esta depresión son casi los mismos que la depresión de la que hablábamos en la introducción al tema:

  • Tener un estado de ánimo irritable o bajo en la mayoría de las ocasiones evaluadas.
  • Puede existir cierta dificultad para quedarse dormido o bien tener demasiado sueño.
  • Se pueden presentar cambios abruptos e importantes en el apetito (puede existir ganancia o pérdida de peso).
  • Aparece cansancio y falta de energía.
  • En algunas personas existen sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • La concentración se dificulta.
  • En ocasiones hay inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Hay sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de placer en actividades (anhedonia) que suelen hacerte feliz, incluyendo la actividad sexual.

Sin embargo como aquí estamos en el entendido de que hay un bebé de por medio, entonces vale la pena considerar que pueden existir otras complicaciones como lo serían:

  1. Tener sentimientos negativos hacia el bebé o de plano pensamientos de hacerle daño
  2. Tener miedo de quedarse sola con el bebé
  3. Preocuparse de forma intensa por el bebé o por el contrario, no mostrar interés algo por el bebé
  4. Sentirse incapaz de cuidarse sola o de cuidar sola al bebé

Ahora bien, como puedes leer es larga la lista de síntomas, nada más que en esta ocasión sí son un poco más específicos y además son más fáciles de identificar, por lo que si crees (insisto en esto) que este perfil te queda deberías ir con un profesional de la salud mental

Sólo para “amarrar” bien la información y si andabas vacilando sobre tu sentir, estas son las características que harían que tuvieras más riesgo de presentar esta depresión:

  • Tienes poco apoyo de la familia, amigos o de plano de la pareja
  • Tienes problemas económicos o de vivienda
  • Existe en tu familia cercana alguien que haya tenido problemas de depresión o ansiedad
  • No fue un embarazo planeado o bien tuviste sentimientos contradictorios sobre el mismo
  • Tienes menos de veinte años
  • Consumes alcohol, fumas o le entras a las drogas
  • Durante el embarazo pasaste por algún hecho sumamente estresante como que se te muriera algún familiar, alguien se enfermó, tu parto fue difícil o de emergencia, entre otras cosas negativas.

Te recuerdo que esta información es meramente para orientar y no para diagnosticar, como te platicaba en la entrada anterior las siguientes entradas serán sobre estrategias muy puntuales para lidiar con los sentimientos depresivos y los ansiosos. Serán entradas muy entretenidas porque son técnicas sencillas auto-aplicables. ¡Saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario