Cuidar a tu bebé la primera vez que estas sólo

Siguiendo con el relato de mi paternidad, pasados los momentos de rutina, los cuales sospecho no existen cuando tienes hijos porque siempre hay algo nuevo, llegó un momento que no había considerado: cuidar yo sólo a mi bebé… así que te paso los tips para cuidar a tu bebé cuando estés sólo. 

Las situaciones en casa ya se habían estabilizado, yo me iba a trabajar, mi esposa cuidaba a nuestra hija, los fines de semana la cuidábamos entre los dos, yo hacía las compras para la semana el domingo y hasta dormía (duermo) en otra habitación por aquello del colecho y que nunca pensamos en comprar una cama más grande.

Un buen día ¡zaz! Me tocó cuidar a mi hija yo sólo… no te puedo describir el terror que sentí ¿era en serio? ¿Iba a ser responsable de cuidar a un bebé y a tener que saber cuándo era llanto de pañal, de comida, de sueño? Mi esposa también estaba ansiosa de que tenía que salir, pero ni modo, era ahora o nunca y además ¿qué era lo peor que podía pasar? Si todo me fallaba pues hacía una llamada rápida y llegaban los refuerzos.

Si estas esperando una historia cómica o del terror tengo que decepcionarte ¡me fue muy bien! De hecho creo que el plan que hice sobrepasó la energía de mi hija, dentro de lo que pensé hacer fue cantar un rato mientras la arrullaba, jugar con sus muñecos de peluche para entretenerla, pasearla en su carrito, mecerla en el columpio y en verdad una lista enorme de actividades.

Después del primer disco de rock que nos aventamos ella cayó dormida, creo que bailar, mecerla, hacerle cosquillas y todo lo que jugamos con la música la agotó, pero eso mi hizo pensar en que tenía que ser cuidadoso porque me percaté de que tuve suerte y que la próxima vez chance no tendría tan buenos momentos.

Así que te comparto la mini guía de supervivencia si tienes que cuidar al tu bebé

  1. Deja preparada la mamila, ya sea fórmula o leche materna, déjala preparada. La fórmula aguanta perfectamente a temperatura ambiente (a menos que vivas en un lugar hipercaluroso) y la leche materna se puede quedar en el refri. Piensa que chance las cosas están de forma que sólo tienes que calentar la mamila y ¡listo!
  2. Deja pañales, crema, toallitas y cambiador listos para sólo depositar a tu bebé… esto sí lo aprendí a la mala e hice un batido terrible… hazme caso y déjalo todo listo para sólo acostar al tu bebé (incluye dejar el bote de basura a tu lado, confía también en eso).
  3. Deja una muda adicional de ropa, nuevamente piensa en el peor escenario así que hasta calcetines deja listos.
  4. Deja a la mano todos los objetos que puedas usar, en mi caso eran algunos juguetes que dejé a la mano, pero no en donde los pudiera ver… ¡ajá, el elemento de la sorpresa!
  5. Si vas a salir a dar la vuelta como parte de tus actividades deja lista la pañalera, cuando digo lista piensa en una mochila de emergencia en caso de desastre natural: lista para agarrarse e irse.

Te puede sonar muy exagerado, pero piensa que no son conductas que sepas hacer de forma mecánica, así que si es de las primeras veces que cuidas sólo a tu hij@ entonces es mejor prepararse.

Un detalle más, no te asustes cuando tu bebé llore, llorar es su forma de hablar, puede llorar porque te está diciendo que tiene hambre, que tiene sueño, que le incomoda el pañal o simplemente porque quiere llorar, ni modo a veces pasa.

Si sabes que llorar es su manera de hablar entonces no te vas a desesperar tanto, al contrario vas a lograr tener una perspectiva más amplia de lo que sucede y no vas a cerrarte tu abanico de opciones.

Aunque sencilla esta entrada, cuando hice estos pasos la verdad se me alivió mucho la situación. Todos tenemos tips diferentes ¿ya los compartiste? ¡saludos!

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.