Crianza con apego ¿tienes estos mitos?

Me queda claro que hay muchas mentiras, mitos y leyendas sobre la crianza con apego, como alguna vez mencionaba, al menos en mi caso, no me di cuenta de esto hasta que nació mi hija. Algunos comentarios que escuché fueron relacionados hasta con cuánto tiempo cargar a un bebé para “que no se acostumbre a los brazos”. 

Hace poco me visitó una madre primeriza que después de haber tenido dificultades en la concepción ¡logró quedar embarazada!… ¡de gemelos! Y su preocupación por lo que me visitaba era saber cómo hacerle para no consentir de más a sus bebés, esta pregunta me dejó pensativo, terminamos exitosamente la sesión (modestia aparte) y me quedé pensando en todos los comentarios que he escuchado hasta de gente cercana, sobre si es bueno o no que los bebés estén en brazos o duerman en la cama de mamá y papá.

Para resolver estas inquietudes decidí seguir un camino poco convencional y lo que hice fue intentar no verlos como temas de psicología, aunque terminó siendo exactamente eso, decidí que era un investigador que observa a un grupo de primates que me había encontrado… efectivamente estaba aburrido y era la hora de la comida jejejejeje.

Todo empieza con un problema de diseño, mientras que casi todos los seres vivos de este planeta nacen casi en el desarrollo máximo de sus habilidades y por lo tanto nacen listos para independizarse, el ser humano no puede hacer esto ¿por qué no? Nacemos cuando nacemos porque si no pues nos atoraríamos en la pelvis de la madre ¿te imaginas que el bebé naciera después de dos años de gestación? Me encantaría ver la cara que pusiste en este momento.

Por eso nacemos inmaduros, esto se llama neotenia, para poder salir y no quedar atorados. Ya salió el bebé, inmaduro y sin poder subsistir sin la madre o en su defecto sin el grupo de monos que rodean a la mona madre ¿y ahora? Pues el mono bebé empieza a desplegar sus habilidades neuro-conductuales para sobrevivir.

¿Cuál es el hábitat del bebé mono humano? A reserva de sonar cursi, la respuesta es en el regazo de mamá, sí, en su pecho. El bebé nace para estar en el pecho de su madre. Ahí está su fuente de alimento, por eso nace con el reflejo de succión ¿no? La temperatura la regula también en contacto con la mamá, se calma en contacto con su piel y aquí quiero meter una anécdota personal.

Evidentemente no creo en la magia, pero definitivamente no hay cosa más sublime en la tierra que el vínculo entre madre e hij@, cuando nació la mía en cuanto la sacaron la limpiaron, hicieron todo el show de la valoración y la envolvieron, todo esto acompañado del llanto más agudo que se te ocurra de parte de la bebé, pero cuando envuelta acercaron su carita a la de mi esposa ¡puf! Guardó silencio, su rostro se serenó y hasta daba la impresión de que se le olvidó que la habían sacado como Alien de su huésped, soy bien romántico ¿a poco no?

Regresando al hábitat, eventualmente sus habilidades se extienden y desde el pecho materno explora con la mirada el mundo, si mamá está acostada (ya más grandecitos) el bebé va a querer estar cerca, recargarse en ella, subirse en ella, casi casi que brincar desde ella, pero si te das cuenta todo en función de mamá, claro que después el papá le entra al quite y también disfrutamos de esto.

Con esto puede ser que haya gente que no esté de acuerdo y supongo que se vale, sólo creo que en algún momento nos vendieron la idea de que hay que poner distancia con los bebés para “no malacostumbrarlos”, para mí eso no tiene sentido… mi blog, mis ideas, mi libertad de decir que eso es tonto.

Hay bebés que requieren más contacto que otros, mi hija por ejemplo, no es de las de estar en mucho contacto, lo busca y se lo damos, pero después de un ratito quiere seguir explorando el mundo y si está de buen humor te lleva de la mano a que lo explores con ella. Hay niñ@s que necesitan más contacto y no pasa nada.

La característica más distintiva del ser humano en su mundo personal es la capacidad de crear relaciones, el apego es un vínculo muy específico y el más especial de toda la vida que se crea entre el niñ@ y la madre (o cuidador si no hay madre) ¡es la columna vertebral de todo el desarrollo emocional que tendrá esa persona en toda su vida!

Así que viendo qué importante es, pues a quién sí le interese su bebé buscará establecer un buen apego, lo mejor del asunto es que no se necesita de mucho para lograrlo.

Algunas conductas que crean buen apego son las que ya haces, como cargar a tu bebé y que se recargue (si se deja, jejejeje) en el hombro, mecerlo, cantarle, hacerle caras, explicarle lo que estás haciendo cuando estás con él/ella, besarlo, acariciarle, sonreírle, sostenerle la mirada y todas las cursilerías que vengan a tu mente ¡generan buen apego!

Por ahí se habla de que lo más más más importante para generar buen apego es el contacto físico, esto de mecer, abrazar, besar, de hecho hay un montonal de estudios neurológicos que demuestran cómo se protege el cerebro contra emociones como la ansiedad cuando hay estas conductas.

Por si no lo sabías durante los tres primeros años de vida se desarrolla el 90% del cerebro con respecto a su tamaño, por eso los niños son cabezones.

Viendo estas explicaciones no creo que te quede mucha duda de que haces bien en tener a tu bebé contigo, de que le estás haciendo un favor para su vida, claro que el sacrificio es enorme, tener un monito brincándote junto o picándote los ojos porque ya se despertó y tú no… pues cansa obviamente, pero esa es la naturaleza.

Lo que tú tengas en la mano tu bebé lo va a querer lo va a buscar para explorarlo, lo que tú comas lo va a querer probar, lo que hagas lo va a hacer por ese monito que está creciendo, está creciendo a través de ti para después crecer sin ti.

Así que sin recato ni pudor mece a tu bebé sin playera, cántale con todos esos gallos que te salen tan horriblemente, bésale las plantas de los pies aunque le huelan mal después por tu saliva, date la oportunidad de sentir el mundo descalzo y no le niegues a tu bebé esa experiencia, métanse todos a la cama y jueguen ¿dónde está el bebé? Rían a carcajadas y que el mundo crea que están locos, porque al final todo esto será lo único que protegerá el cerebro de tu bebé contra lo negativo de la vida.

Si quieres ir más allá en tu conocimiento de los monos humanos, te dejo este video para que te rías un poco y busques más capítulos.

Somos monos, Nat Geo.

Si tienes algo que decir no dudes en escribir y comparte si te ha gustado. ¡Saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

3 comentarios en “Crianza con apego ¿tienes estos mitos?

  1. Me gusta este blog…. mucho.
    Creo que los niños necesitan saber que los amas sobre todas las cosas, también cuando estas enojado y que sientan la seguridad de salir a explorar con o sin ti, pero siempre que se den la vuelta ahí están esperándolos sus papás. Hay que medirle el agua a los camotes con cada niño, todos son individuos ósea un ser único e irrepetible y necesitan cosas diferentes.
    Yo recuerdo una vez que caminaba por la calle, tenía unos 5 años, y quería sentir “que caminaba sola por la calle como una niña grande” así que me cambié a la banqueta de enfrente. Estaba en eso cuando escucho unos ladridos acercándose y veo un perro que se brinca la barda de su casa, me persigue un poco y ya cuando pensé que me iba a morder… mi papá me cargó y el perro no me alcanzó. me dejó sentir niña grande y me rescató cuando lo necesité.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.