El gran dilema y la conducta que se desarrolla

Tengo un dilema en la conducta. He aquí los hechos: en primer lugar me encanta leer. Segundo, quiero que mi hija sea lectora. Tercero, para que eso suceda debe de tener un modelo visible constante y libros a la mano. Cuarto, quiero experimentar alguna tableta de lectura (kindle). Quinto, la conducta se forma por moldeamiento y modelamiento. Quinto, está mal que los niños a los cuatro años estén usando estos dispositivos (aunque no te parezca). 

Ese es dilema, resulta que si leo en digital estoy modelando una conducta que no quiero presente en la vida de mi hija, no quiero que crezca viendo como normal o deseable tener la mirada puesta en un dispositivo electrónico.

Por otro lado no quiero seguir comprando libros… simplemente no tenemos más espacio en donde acomodarlos.

Independientemente de que obviamente la solución es sencilla y es que me vaya deshaciendo de los libros más viejos y los done a alguna biblioteca pública; es importante resaltar que muchas veces hacemos las cosas sin considerar las consecuencias de aprendizaje en nuestra familia.

Una decisión tan inocente como tener un dispositivo de lectura puede tener repercusiones difíciles de erradicar y que afecten varios años o varios ambientes de la vida familiar.

Los niños aprenden por muchos mecanismos, los más sencillos de ver y de entender son el moldeamiento y el modelamiento.

Modelamiento de conducta

Parecen lo mismo,  pero son diferentes. En el modelamiento lo que sucede es que hay un modelo a seguir o imitar y entonces se aprende siguiendo el ejemplo. Es absurdo creer que los niños pueden dar una conducta que no ven presente en el ambiente.

Modelamiento de conducta
Modelamiento de conducta (tomada de Google)

Esto es especialmente importante señalarlo porque cuando hay conductas problemáticas somos muy dados a etiquetar a la persona. Si el niño muerde, pega, hace berrinche, no sigue instrucciones es muy común escuchar que la gente hace referencia al niño como problema y se centran en poner en él o en ella el origen del problema.

Lo anterior es una barbaridad. Si un pequeñito tiene conductas que consideramos como problemáticas lo primero que tenemos que tenemos que hacer es voltear a ver el ambiente. ¿qué está pasando en el ambiente de ese niño/niña que se manifiesta con esas conductas?

Regresando al punto, el modelamiento es la presencia de un modelo con conductas deseables que el niño pueda seguir. Yo no le puedo decir a mi hija que no nade descalza en la casa si soy el primero en andar descalzo. Así de obvio.

Moldeamiento de conducta

El segundo proceso por el cual la conducta de lo niños aparece y se modula es por moldeamiento, es decir, alguien va dándole forma a la conducta con las consecuencias que recibe dicha conducta cuando aparece.

Moldeamiento de conducta (tomado de Google)
Moldeamiento de conducta (tomado de Google)

Si le digo a mi hija que no se suba al sillón y no me hace caso y yo por “evitar una bronca” no hago nada, estoy dejando sin consecuencias el hecho de que se pasó la instrucción por el arco del triunfo y eso en sí mismo constituye un aprendizaje negativo.

Al final aprende que no pasa nada si no obedece. Aceptémoslo, la conducta depende de las consecuencias que recibe, tanto para bien como para mal.

Todo lo anterior no significa que tengamos que meternos aun laboratorio y exagerar nuestras observaciones, pero si podríamos plantearnos cuando algo no va bien con las conductas de nuestros hijos realizar una reflexión sobre cómo está actuando el ambiente cuando parece la conducta no deseada.

Lo que a muchos no les gusta del tema es que la responsabilidad d ella conducta negativa de un niño se desplaza hacia los cuidadores. Esto muchas veces genera que la gente conste cosas como “nadie nos enseña a ser papás” o “es mi decisión cómo criar”.

Me encantan esas respuestas porque solo muestran que la gente quiere el paquete pero no la responsabilidad. De los cero a los veintiún años debemos considerar todo el ambiente para comprender las conductas que se aprenden y las que se extinguen en nuestros hijos.

Por eso la invitación a reflexionar más y a tener más dilemas, a considerar las consecuencias de moldeamiento y de modelamiento de nuestras decisiones y obviamente a sacarle provecho para que nuestros hijos tengan un desarrollo feliz.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.