Cómo decir cosas negativas sin lastimar

Comunicarse adecuadamente es un arte, o al menos la literatura al respecto así lo hace ver, la realidad es que es cuestión de retomar la cordialidad y el respeto por el otro, en nuestros días parecería que de una u otra manera se ha gestado el sentimiento de que el otro tiene que hacerse cargo de nuestras necesidades emocionales… nada más peligroso para una relación de pareja. 

En algún momento seguramente has visto alguna pareja en la él o ella de la nada se enoja, por cosas que no le corresponden a la pareja y todavía se quedan en el plan de que la pareja fue responsable de…, ellos tienen derecho a… y sólo cuando la parte “agresora” se disculpa las cosas regresan a la normalidad.

Una vez me tocó ver una pareja así en una reunión a la que fuimos, claro que todavía no había bebé y el término reunión existía en nuestro abanico de posibilidades (saquen un violín). El asunto es que en la reunión el chico le sirvió a ella el platillo (era paella), fue un buen detalle ya que le dijo no te pares yo traigo la comida, fue le sirvió el platillo, le trajo un vaso de refresco y cuando se lo puso en la mesa ¡zaz! La chica se puso como si le hubieran servido estofado de lagartijas crudas (no sé porque se me ocurrió un platillo así), la chica dejó la cuchara, al mismo tiempo que fruncía la boca y balbuceaba algo como que no tenía hambre.

Evidentemente esto despertó mi curiosidad y ha reserva de parecer metiche o chismoso obviamente puse más atención, el asunto es que ella empezó a decirle que estaba muy decepcionada y que hasta parecía que la había dejado de querer.

¿Quieres saber por qué se puso así? Espero estés senatd@ porque te vas a sorprender, ella reaccionó así porque ¡había pollo en su plato! Resulta que no le gusta el pollo y el galán no lo quitó al servirle la comida… la historia no queda ahí, porque el muchacho empezó a disculparse y a deshacerse en excusas de su descuido, todo esto porque había dos pedacitos de pollo que con una facilidad impresionante cualquiera hubiera podido hacer a un lado.

Pues ellos se quedaron en una calma tensa y al poco tiempo se fueron, después me enteré entre comentarios que así es la relación y que si él no cumplía con sus exigencias o se le olvidaba un detalle, ella simplemente explotaba creyendo que tenía razón para hacer ese berrinche.

Te puse este ejemplo porque es el más fácil de analizar y es el que más claridad aporta a esta parte de cómo puede ser que una persona manipule o haga responsable al otro de sus necesidades. Se supone (en literatura psicológica) que un adulto se caracteriza precisamente porque es capaz de controlar sus estados emocionales, de forma que si se siente vulnerable se puede brindar cierta fortaleza, si está enojado o con impulsos como de niño berrinchudo puede ponerse cierto límite, si se está exigiendo irracionalmente pues bajarle a las exigencias.

A reserva de sonar académico, podrías tomar el ejemplo y revisar las entradas anteriores de comunicación (parte uno, parte dos y parte tres) y revisar por ejemplo qué estilo de comunicación existió, qué derechos asertivos de brincaron y qué trucos hubieran sido fáciles de aplicar.

Por último quiero compartirte algunas sugerencias de un autor español (psicólogo) llamado Raimon Gaja, sobre cómo enviar mensajes negativos a nuestra pareja, las sugerencias no están tal cual en su texto, las he modificado de cierta manera para que estén contextualizadas al tema del blog.

  1. Piensa bien qué es lo que te molesta para que lo puedas expresar con claridad, recuerda que el mensaje enviado debe de ser claro y estar delimitado a lo que vas a comunicar para no perderte ¿eh?
  2. Elije el mejor momento, resulta que el peor momento es cuando más emoción hay ya que entonces vas a actuar a partir de la emoción y no de la razón lo que puede hacer que no envíes adecuadamente tu petición.
  3. Inicia expresando algo positivo de tu pareja y después menciona lo que te disgusta. Ejemplo: cariño eres muy lindo por pararte a traerme la comida, sin embargo el pollo que ele pusiste al plato no me gusta.
  4. No hay que ser agresivo, intenta mantener tu tono de voz tranquilo, respira profunda y no aceleres la respiración, esto te va a ayudar a no acelerarte.
  5. No se vale que acuses al otro de tu malestar, no culpes, sé muy clar@ que si estas platicando tu malestar es para que puedan encontrar una solución y no para acusar o atacar.
  6. Intenta ser flexible, cuando decimos algo nos guste o no nuestro interlocutor está interpretando y reflexionando nuestro mensaje lo que hará obviamente que se forme una opinión, no te cierres a sus argumentos, son igual de válidos que los tuyos.
  7. Juega con el lenguaje no verbal, si acompañas tu mensaje con una caricia o tomándol@ de la mano el mensaje parecerá menos agresivo y será más sencillo de digerir y será más sencillo que te hagan caso.

Estoy seguro de que te puedes divertir aplicando estas estrategias, sabes que cualquier duda puedes escribirme, las relacione de pareja son complicadas y si están en los cambios de roles pues la relación se puede desestabilizar muy rápido, así que aprovecha toda esta información a tu favor ¡saludos!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

2 comentarios en “Cómo decir cosas negativas sin lastimar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.