Cómo administrar el dinero de la casa

En esta entrada encontrarás un poco de sentido común en cuanto a cómo administrar el dinero en tu casa. Muchas veces simplemente llevamos las cuentas de forma que mientras lleguemos a fin de mes todo está bien y hay que ser muy francos a todos se nos han ido los gastos en alguna ocasión, así que lo que haré es explicarte ciertos trucos que me han funcionado de maravilla para no pasarla tan mal. 

Probablemente ya te has dado una idea de que las cosas para los hijos pueden ser bastante costosas, desde un medicamento, pasando por la visita al médico, hasta la ropa que les queda un día sí y al siguiente no. Así que revisa estos errores y platícame cuáles te afectaron más y obvio si tienes alguna sugerencia de solución estoy seguro que muchas personas estarán muy agradecidas.

Error 1: Las monedas valen menos que los billetes.

Cuántas veces no nos ha pasado que es más fácil gastar el cambio que llevamos en el pantalón que cambiar un billetito. Pues bien ya sea desde un chicle hasta un antojito pasando por el “viene viene” hasta la limosnita para el malabarista o el simple hecho de que no te gusten las monedas, si las cuidas verás todo lo que valen.

Las monedas valen y un montón, así que te recomiendo que las guardes en tu alcancía favorita desde ahora. Al principio te puede resultar extraño desaparecer el cambio en una alcancía, pero con el paso de los meses verás la importancia de haberlas guardado. No se vale aplicar la regla de guardar las monedas por su valor, moneda al final del día es moneda que se guarda (incluyendo las de $10 pesos).

Sólo como nota: no se vale sacar las monedas, si necesitas cambio búscalo de otra fuente no se puede ir sacando de donde guardas por que la fuga de efectivo sigue viva. Así que piensa bien en cómo pagar algo ya que si te dan 50 pesos en monedas su destino es directo a la alcancía al final del día.

Error 2: Comprar las cosas del bebé antes de tiempo.

Ojalá alguien me hubiera dicho este punto mucho antes y no hubiera gastado a lo tonto en tan poco tiempo. El bebé no va a necesitar casi nada adicional a lo mínimo para sobrevivir, es decir, ropa y comida.

Simplemente no te adelantes, compra las cosas en orden de importancia… de prioridades básicamente, es más importante comprar las toallitas para limpiarle las nalguitas que comprar el sillón contra reflujo. Por cierto no te dejes llevar por maravillas paranoicas.

Piensa por ejemplo en la cuna, tienes todo el embarazo y un poco más para ahorrar ¿por qué? Sencillo, al principio duermen en moisés, el cual armas en la lagunilla por menos de 500 pesos, luego duermen en el mismo cuarto que tú y chance conviene una cuna de viaje, algo sencillo para que duerma con ustedes, esta cuna además se las pueden regalar en un baby shower.

Como ves no hay mucho que gastar, aprovecha tus redes sociales y déjate consentir cuando te regalen algo que necesitas.

Error 3: Ser macho.

Yo estudié en un colegio para varones y todo el tiempo es competir por ver quién puede, quién alcanza más, quién friega más y todo lo que se te pueda ocurrir con más. Pensé que el colegio había quedado atrás hasta que empezaron los regalos y me di cuenta que me molestaba cuando nos regalaban cosas que estaban muy lejos de mi presupuesto, así que aprendí a que en esta sociedad no poder comprar o tener algo no me hace menos “poderoso”.

Simplemente déjate llevar, piensa que cada cosa que te regalan es un gasto menos y una carga menos que puede generar conflicto, no vales menos por no comprar cosas, de hecho habla con tu pareja y verás que su concepto de ti no cambia… y si cambia, caray que mal elegiste a tu pareja y dile que no sea materialista.

Error 4: La tarjeta me sirve para gastar cuando no hay.

A los bancos no les interesa tu situación personal y tu descuido es su negocio o ¿por qué te darían un instrumento que puede ser la llave de la bancarrota familiar? Es bastante sencillo: te equivocas ellos ganan, no te equivocas tu ganas.

No pretendo explicarte los pormenores de las tarjetas, pero sí te voy a decir lo que hago yo y es que tengo la regla de que la tarjeta se usa desde su corte hasta 10 días antes de que nuevamente corte, eso me permite no gastar de más y no cargar de más la siguiente fecha de pago. De hecho tengo dos tarjetas de forma que las uso alternadas así que si gasto el día de hoy tengo la tranquilidad de que tengo más de un mes para conseguir el dinero de la deuda (efectivamente tienes que ver el uso de la tarjeta como deuda).

Es mejor pensar que las tarjetas no amplían tu capacidad de adquirir cosas, sólo te permiten jugar con las fechas, así que ojo: no le metas a la tarjeta dinero que simplemente no tienes.

Error 5: No planear el hospital.

Da igual en dónde quieres que nazca tu bebé, pero si eres como yo que no gana millones, considera que el parto y más si es cesárea es un golpe rudo. Revisa el hospital que más te guste, actualmente todos tienen planes de pago, algo así como ir haciendo un guardadito que incluye todo.

Encontrarás que opciones sobran, mi decisión fue con la cartera y fuimos al Hospital SEDNA, no hay mucho que decir simplemente es un hospital, pero eso sí, no me quejo de nada ya que la atención fue excelente y el costo estuvo, comparado con otros hospitales de la zona, muy bueno y accesible.

De todos modos revisa bien las letras chiquitas de los contratos para que llegado el momento tu única preocupación sea recibir a tu hij@ y no distraerte con detalles que se pudieron planear de otra manera.

Error 6: Creer que las marcas importan

Un poco relacionado con lo anterior de la competencia, tu bebé no sabe de cosas materiales, su mundo vas a ser tú y obvio su madre, así que si te pesa ver otros bebés con marca de renombre, pues lamento informar que eso es algo netamente tuyo. Da igual si lo vistes con un trapo que con tela de millones de hilos. Así que calma con lo material.

Como te comenté estos son algunos errores que pueden afectar tus finanzas, obvio hay muchos, pero cuando hablo con otros papás casi siempre sus quejas monetarias (y las mías) caen en estos temas. Cuando te sientas presionado acuérdate que los problemas financieros tienen solución y que por estar “tronándote los dedos” en momentos en los que no puedes hacer nada te pierdes de momentos que no se van a repetir. Relájate y preocúpate sólo cuando tengas que hacerlo.

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

4 comentarios en “Cómo administrar el dinero de la casa

  1. Mi esposo y yo nos identificamos con el error 2!! Nos emocionamos tanto con la noticia de que seriamos papas que comenzamos a comprar todo desde el tercer mes de embarazo, y nos dimos cuenta hasta el baby shower cuando familiares y amigos te querian regalar algo y tu con cara de chin ya lo compre!! Creo que si la emocion no nos hubiera ganado la mayoria de las cosas de Fernanda serian regalo y no gasto!! Eso si es padre ir, ver cosas para tu bebe pero efectivamente la cartera lo reciente bastante.

    • Esa emoción de ir comprando las cosas y disfrutar cómo se va armando el cuarto, la cómoda y todos los preparativos es increíble, pero la cara de ya compré todo cuando quieren regalarte algo… no tiene precio jejeje
      ¡Te mando saludos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.