La historia de cómo inició mi paternidad (segunda parte)

Después de la valoración inicial de mi hija salí a contar cómo había visto la operación, narré con lujo de detalles todo lo que había observado y sentido, bajé a tomarme un café pero una hora y media después nadie salía todavía para avisarnos cómo iban las cosas, así que como puedes comprender ya estaba bastante preocupado,

LEER MÁS…

La historia de cómo inició mi paternidad (primera parte)

Si has seguido la historia verás que todo se resumen en adaptarse, es bastante sencillo decirlo, pero todo se resume en esto: mientras más rápido te adaptes, más alta la probabilidad de que no te vaya tan mal. Evidentemente todo lo mencionado en otras entradas es simple opinión personal, me queda muy claro que no estoy intentando explicar el mundo para todos y mucho menos para familias que han sido tocadas por la desgracia o por alguna situación que marque sus vidas de forma no ideal.

Dicho lo anterior retomaré mi relato, después de saber que iba a tener una niña vino una etapa un tanto cuanto confusa

LEER MÁS…

Niño o niña

Decidí esta entrada por el simple hecho de plasmar mi visión del día en el que me dijeron el género del bebé. Espero con el paso de los años leer estas líneas y ver cómo ha cambiado mi visión y mi recuerdo de las cosas.

En aquel momento yo no me dedicaba al 100% a mi consultorio privado como ahora, por lo que en la mañana fui a trabajar al hospital (trabajaba en uno obviamente) y cancelé toda la consulta vespertina. 

LEER MÁS…

Yo quiero un dragón

Pasado el momento de avisarle a la gente que te importa que vas a ser papá, viene una fase extraña en la que te das cuenta que la gente habla por hablar y pregunta por preguntar. Muchas cosas suceden entre que te confirma el médico que efectivamente las pruebas caseras funcionan bien y te dicen el género del bebé.

En ese paréntesis vas a enfrentarte a la misma pregunta, una y otra, y otra, y otra vez, y tú ¿qué quieres tener?, pues te aviso que no importa lo que contestes nadie va a estar satisfecho, por ejemplo, si contestas que lo que importa es que nazca bien pues en automático te van a decir que eso es obvio, pero que no has contestado… si contestas directamente el género deseado te van a decir algo así como: ojalá, pero al final lo importante es que venga bien…¡nada más frustrante que eso! 

LEER MÁS…

Que nadie te cuente cuentos

Es impresionante la cantidad de mitos con los que afrontamos el día y hasta que no tienes que ponerlos a prueba no sabes que tan ignorante eres, nada como la realidad para saber que te ha llegado la hora de decir “estamos embarazados”. Esas ideas de llegar a casa y te entreguen una chambrita de color azul o rosa simplemente no existe, no para mí, yo creo que el comercializador de esa escena no tuvo esposa, novia, amante o perro que le ladrara y le mostrara cómo se avisa que vas a ser padre…

LEER MÁS…