Carta #1 ¡Bienvenido a la familia!

Querido hijo,

Es tu turno de estar presente en mis escritos, me esperé hasta este momento como para darle consistencia a lo que hago, ya que técnicamente el blog empezó cuando tu hermana tenía exactamente la edad que tienes ahora.

Para escribirte estas líneas parto del mismo ejercicio que hice hace algunos ayeres, ¿cuál es la historia que mi hijo va a contar a sus amigos de su vida?, ¿cuál es la visión de la familia desde el lugar que ocupas en la familia?

Lo primero que verás es que tienes papá, mamá y una hermana. Así que empezaré por tu mamá.

Supongo que la imagen que tendrás de ella es que es una madre súper amorosa, que nada hace que cambie su ritmo de vida…literalmente nada… a veces me pregunto si es que no sabe cómo correr… chance por eso no usa tenis.

Siempre la verás con un vaso de café cerca de ella y siempre la escucharás quejándose de que tu hermana le dio sendos tragos a su café.

Es importante que sepas que detrás de toda esa imagen de quietud hay una mujer muy valiente, que pudo cambiar el rumbo de su carrera profesional y crear una fuente de ingreso totalmente ajena a sus estudios.

Así como la ves que sabe de papel y de invitaciones y de novias locas, tu madre tiene dos licenciaturas y una maestría y créeme que para lograr el cambio que ella hizo se necesita mucho valor, hay que tener agallas.

Con respecto a tu hermana, la neta creo que es buena hermana mayor. Hemos intentado no imponerle una relación contigo. Queremos que la relación sea creada por ustedes y no impuesta por el sistema.

Por ejemplo, estamos en contra de que se presten cosas a la fuerza, así que varias veces te has quedado con las ganas de usar alguno de sus juguetes por que respetamos el límite de todos en casa.

Tu hermana es una persona súper amorosa y muy linda, siempre está bailando o dibujando o jugando o escalando o gritando o queriendo usar mi Xbox. Energía le sobra así que te espera mucho campo de entrenamiento en travesuras.

Por mi parte me dedico a lo que estudié, logré terminar hasta un doctorado con mención y todo el glamour y ahora ¿por qué no? estoy haciendo una segunda maestría –como si me sobrara el tiempo ¿no?-, yo no soy zen como tu madre, lo intento, pero llegue tarde a la repartición de paciencia.

Lo más probable es que estaba en la fila de maldades, albures y travesuras. Tu mamá ya se acostumbró, pero todavía se pone roja cuando sale conmigo y “me aviento una puntada”.

A mí siempre me verás con un café al cual no le pongo azúcar para que tu hermana no me pida y siempre me verás con un libro.

Naciste en una familia con valores liberales, chance muy liberales hasta para algunas personas cercanas; con una mamá y un papá comprometidos con nuestros roles para contigo y tu hermana.

En nuestra casa pasan cosas que sacarán de onda a tus compañeros, ya nos pasó con tu hermana, la amistad que invitó a comer simplemente tenía cara de haber sido llevada a una dimensión desconocida. Pobrecita, pero cómo me reí.

Por sobre todas las cosas podrás contar que tu familia siempre busca que todos se sintieran respetados e independientes.

Te diré exactamente lo mismo que dije hace tiempo:

Hemos asumido la responsabilidad y el compromiso contigo de disfrutarte mientras podamos y acompañarte en el camino de TU vida.

Esto significa que vamos a poner límites, pero también vamos a buscar que seas libre. Significa que vas a tener que acatar reglas y normas, pero también brincarás en los charcos y reirás a carcajada limpia.

Esta es la presentación informal de tu familia, espero que tengamos toda una vida juntos para que puedas conocernos a fondo.

Yo estoy muy emocionado de conocerte mejor y de ser testigo de todos los acontecimientos buenos y malos que atravieses mientras estés en este planeta.

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.