Bullying

Hablar de Bullying es hablar de un problema complejo, del que todos hemos escuchado, pero que no terminamos de aterrizar su impacto o su dimensión en nuestra vida o en nuestra sociedad. 

Lo normal es que todos tengamos una opinión en el tema, creo que eso es bueno y lógico, sólo que creo que hay que usar la información disponible para opinar de algo tan sensible como el Bullying.

Como anécdota personal, alguna vez conocí a alguien con una mentalidad, digamos…peculiar, esta persona (para colmo terapeuta) en cada momento posible afirmaba, sin que nadie le pidiera su beligerante opinión, ¡que el Bullying no existe! Y para rematar su argumento decía que esto era como la “evolución” la ley del más fuerte… se nota que nunca ha leído “El origen de las especies” el cual por cierto es más que recomendable.

Esta persona ya tenía cierta fama, el mundo es muy pequeño y antes de que yo la conociera algunas amistades mías ya habían tenido el “placer” de convivir con ella, tristemente al parecer así es su manera de pensar…

Lo terrible de lo anterior es que así existen muchas personas que desafortunadamente por situaciones educativas, sociales o de personalidad simplemente niegan la existencia de ciertos fenómenos sociales y ponen en riesgo a los demás.

Bullying es una palabra inglesa que significa intimidación. En México el 65% de los niños y niñas en edad escolar han declarado haberlo sufrido.

El bullying o acoso escolar se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas que ocurren sin una razón clara adoptadas por uno o más estudiantes en contra otro u otros.

Es molestar a alguien sin importar lo que haga, sólo por el gusto de hacerlo. La constancia en los ataques -número de veces que sucede- aumenta la gravedad del acoso que ya es un problema de salud mental a nivel mundial.

Este fenómeno no distingue raza, religión, posición social, estructura física ni edad, este problema está afectando cada vez a más temprana edad y ningún sector de la sociedad está libre de él.

Este fenómeno fue nombrado por el psicólogo escandinavo Dan Olweus en 1993, de la Universidad de Bergen (Noruega) y primer estudioso en el tema, a partir de estudios realizados en los años 70′ sobre el suicidio de algunos adolescentes. Encontró que estos jóvenes habían sido víctimas de agresión física y emocional de parte de sus compañeros de escuela.

Dan Olweus es el psicólogo que lleva más años estudiando el fenómeno Bullying. Eligió esta palabra por su parecido con Mobbing, término que se utiliza en Etología para describir el fenómeno en que un grupo de pájaros ataca a un individuo de otra especie. De hecho, la palabra Mobbing también se utiliza para designar una conducta muy similar al Bullying pero en el ambiente laboral.

Existen ciertas creencias comunes en este tema que es necesario aclarar:

El Bullying hará que los niños sean más fuertes

Nada más alejado de la realidad, de hecho todo estudio realizado al momento indica que el sentido de autoeficacia/autoestima se va al suelo e incrementa toda la sintomatología ansiosa del que lo sufre.

Las palabras nunca hieren

No dolerán como un hueso roto o una nariz desviada, pero son peores, las cicatrices emocionales que dejan las palabras acompañan a la persona durante años, muchas veces es lo más difícil de trabajar en un consultorio, son cicatrices añejas y con mucho dolor escondido.

Algunos merecen ser acosados

Creo que no hay que explicar mucho que esto es una barbaridad ¿cierto? Tenemos que educar en la pluralidad, en las diferencias y normalizar lo diferente de cada quién, no buscar lo homogéneo porque que así se gesta la discriminación.

Es cosa de niños

Esta idea asume que es natural que los niños sean agresivos física y verbalmente, lamento informar que la agresión es una conducta aprendida, así que hay que leer a Bandura.

Sólo era una broma

Todos hemos sido el blanco de bromas ocasionales, si esta no causa daño no es bullying; el problema está cunado el blanco tiene una discapacidad y no entiende que ha sido el objetivo de la broma o bien cuando la intención (independientemente de lo anterior) es herir o dañar.

Las niñas no son bullies

Resulta que esto es parejo, en todo caso las niñas no son tan físicas como los niños, ellas usan más el bullying social verbal e incrementa en secundaria.

Decirle al maestro es mostrar debilidad o ir con el chisme

Independientemente de si en nuestro país los maestros están o no capacitados para tratar este tema, lo importante es que el niño hable con el maestro, de no hacerlo, es decir, de guardar el secreto, lo que se está logrando es que el niño proteja al abusador.

Como puedes ver hay muchas creencias que hacen que el problema no se pueda tratar de manera adecuada, aunado a todo esto también está la postura que los papás tengan con respecto a este tema, a la violencia y a la independencia como tal, decirle a un niño que “los hombres no lloran y que se debe de defender como hombre” sólo hace que éste se sienta mucho más aislado y con mayor ansiedad.

Les dejo esta guía de apoyo para poder orientarse mucho más en el tema:

Hable con su hijo acerca del Bullying

 

Para esta entrada consulté los siguientes sitios:

National Bullying Prevention Center

Fundación en Movimiento

Bullying (acoso escolar)

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.