Autoeficacia: la verdadera razón del auto-cariño

La autoeficacia es la responsable de que exista el sentimiento de autoestima, sin autoeficacia no existe en la persona la sensación de cariño propio, ni cariño por parte de los demás hacia él/ella, pero ¿cómo es que tenemos autoeficacia? Y lo más importante (creo) ¿puedo hacer algo por mis hij@s? 

La autoeficacia se va desarrollando, primero por las historias de éxito, básicamente es que el niñ@ tenga experiencias directas de logro y si es a través de un esfuerzo continuo o perseverante es mucho mejor. Por eso es importante que en la infancia tengamos retos, obviamente de acuerdo a nuestra edad y capacidad, para sentirnos ganadores.

Aunque te suene raro el aprendizaje por observación también incrementa la sensación de autoeficacia. Yo recuerdo que las cuestiones de aseo de mi hija fue una de las cosas que tuve que aprender, al final pues no me había percatado de lo sencillo que es lavarse los genitales como hombre… pero ¿a una niña? La primera vez que mi esposa me dijo que si me animaba a bañar a nuestro bebé fue el equivalente a decirme que si quería en ese momento manejar un avión, lleno de pasajeros, con dos motores fallando y en medio de un huracán… ¡salí corriendo porque me “acordé que no había mandado un mail”! lo que hice desde entonces fue observar para poder caer en el ¡ajá! ¡Así es como se hace! Así que como puedes ver hay que observar.

El ambiente influye mucho en que podamos o no alcanzar las metas (capitán obvio presente), pero lo hace para fines de la autoeficacia a través de la persuasión, a los niñ@s (también aplica en adultos) a los que se les persuade verbalmente de que tienen las capacidades para alcanzar las metas son los que sostienen mucho más tiempo el esfuerzo. Esto también le permitirá desarrollar las habilidades que creían deficientes y ¡aumentará la autoeficacia!

Los estados de ánimo positivos también suben la autoeficacia que a su vez retroalimenta las emociones que a su vez retroalimentan la autoeficacia y así en un círculo muy agradable. La autoeficacia nos mantiene felices, nos protege contra la depresión y la ansiedad, nos motiva, nos hace pensar de forma positiva y en general creo que hace que estemos bien.

Para que los niñ@s tengan buenos niveles de autoeficacia casi todas las guías indican que se debe de:

  • Establecer metas claras, acorde a su desarrollo, informarles de sus progresos, lo que han alcanzado (ejemplo: ya avanzaste dos hojas más de tu libro ¡muy bien! En lugar de: mmmmm te faltan otras tres a ver si acabas) y premiarles por sus éxitos.
  • Proporcionarles modelos a los que poder imitar. Es más fácil que observen y sobre lo observado hagan algo que así de golpe, de la nada… aunque todavía me acuerdo que tengo mails que mandar, jejejejeje.
  • Reforzarles y enseñarles a autorreforzarse, felicitarse a sí mismos por sus logros y esfuerzo, de hecho tal vez has visto cómo tu hij@ se aplaude cuando hace algo ¡eso es genial! Y debemos enseñarles a que se premien por sus logros.
  • Hay que enseñarles a atribuir el éxito a su esfuerzo y talento y a valorar el esfuerzo cuando no se ha alcanzado el éxito. Este punto con cautela, para no caer siempre en el cómo me esforcé ya me puedo felicitar, porque no queremos caer en situaciones de evasión.

Como puedes ver la autoeficacia está detrás de muchas muchísimas conductas que tienen que ver desde: logré participar en clase hasta situaciones como negué un cigarro y no cedí a la presión social de los cuates, o en adolescentes para que puedan usar métodos anticonceptivos adecuadamente, o en los adultos para que puedan seguir correctamente las indicaciones médicas de autocuidado.

La autoeficacia es un tema muy extenso así que te invito a seguir leyendo por tu cuenta, no es difícil el tema y además es fácil de aprender y enseñar. Te dejo unos artículos en la página de Facebook para complementar el tema (no puedo dejar de ser profesor jejejeje) ¡saludos!

Si te ha gustado comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

3 comentarios en “Autoeficacia: la verdadera razón del auto-cariño

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.