Amplitud y pesimismo

Ya revisaste lo que es la pauta del pesimista y del optimista, ya leíste sobre la permanencia, ahora es turno de hablar de otra dimensión de la pauta explicativa para que te conviertas en un optimista consumado.

La Amplitud

Al hablar de amplitud estamos hablando del alcance, es decir, si esto bueno o malo que te está pasando tiene un alcance universal o más bien es algo específico en tu vida. Esto puede significar un mundo de diferencia porque si lo que te pasó fue negativo y lo acomodas con una pauta universal, lo que va a suceder es que te vas rendir ante cualquier cosa que pase.

Las personas que logren caer en lo específico, solamente se van a sentir desvalidas en esa parte de su vida, queda el “golpe” limitado a la situación y al escenario y tener ánimos para seguir en otras áreas superándose y arriesgando para ganar.

Si la permanencia se refiere al tiempo que duran las cosas en la vida; la amplitud habla del alcance de las mismas.

Amplitud Universal (pesimista)

Todos los vecinos me odian, todos mis amigos tienen envidia, los colegios nos sirven…

Amplitud Específica (optimista)

El vecino de la casa 4 me odia, Sutanito me tiene envidia, el colegio de la esquina no sirve…

Si te das cuenta en la pauta explicativa pesimista lo negativo es universal, es decir su alcance se extiende de más lo que genera sensaciones de frustración, de impotencia, además de que la autoeficacia se va a pique.

Lo que hacen lo optimistas con la amplitud es lo contrario a los pesimistas, es decir, mientras el pesimista pone lo negativo como universal y lo positivo como específico, el optimista pone lo negativo como específico y lo bueno como universal.

Amplitud Específica (pesimista)

Soy muy bueno en psicología, mi jefe entiende la situación económica por la que atraviesa el país, fui un buen amigo con ella…

Amplitud Universal (optimista)

Soy muy bueno, me jefe entiende, fui buen amigo…

El pesimista deja lo bueno como algo extremadamente específico mientras que un optimista lo desborda hacia otras áreas de la vida.

Si juntas la entrada anterior acerca de la permanencia y de la amplitud aparece el tema de la esperanza, el truco para sentirse esperanzado está en encontrar las causas circunstanciales y específicas de lo negativo o de los contratiempos, siempre lo circunstancial limita el sentimiento de impotencia en el tiempo y en la situación.

Ahora ya tienes una buena parte de la ecuación para sentirte más optimista, ensaya mucho para que te sientas más ligero, en la siguiente entrada terminaremos con la ecuación y veremos después cómo integrar todo en una estrategia sencilla.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.