¡Abandonemos la paternidad! ¡Arriba la rebelión!

Paternidad: cualidad de padre. Valiente respuesta de la RAE. Padre: varón o animal macho que ha engendrado a otro ser su misma especie. Varón que ejerce las funciones de padre. Neta pinche RAE que no te vuelvo a citar.

¡Abandonemos la paternidad! al menos en las definiciones que no dicen nada. No manchen ¿alguien sabe cuáles son las funciones de padre? o ¿quién ha dictado cuáles son esas funciones? definitivamente me perdí esa clase.

¡Abandonemos la paternidad! en todo aquello que nos encasilla en una relación distante y fría con nuestras hijas e hijos. Para qué tener familia si no puedes expresar emociones ¡arriba los machos! vamos a sentirnos orgullosos de que tuvimos familia, pero de que no nos involucramos con ellos.

¡Abandonemos la paternidad! tiremos todas las construcciones sociales que nos hacen sentir inseguros a los hombres que expresamos nuestros sentimientos de amor. Que te valga una mierda si te ven raro por reír en un parque. Que te valga un pepino si te ven con ojos compasivos porque “eres buen padre por convivir con tus hijos”. No mamen, ¡si para eso está la familia! para sentir juntos y convivir.

En qué momento se les ocurrió que ser hombre significa tener que tragarse todos los sentimientos. En qué mágico y brillante momento de pendejez se dictó que un hombre no puede expresar sus vulnerabilidades. ¿Por qué nosotros no tenemos esos privilegios? ¿Por qué sólo se nos permite mostrar enojo o agresión? Neta, qué creen que tenemos por dentro ¿acero?

Claro que estamos más que equivocados cuando creemos que al ser papás tenemos que sólo preocuparnos por proveer de bienes materiales o comodidades económicas. Para eso mejor no tengan niños, mejor gástense el dinero en otras cosas.

Ahora bien, en este punto hay quienes dicen desde su gran ignorancia que los hombres así somos por naturaleza… de las clases que si me acuerdo son las de biología, así que aclaremos algunos puntitos, así casuales, na´más pa´clarar:

La ciencia que clasifica los seres vivos se llama taxonomía (de fondo se escuchan expresiones de asombro). Es de todos conocido que el nombre científico del ser humano es Homo sapiens (sólo un sapiens; no la metan). El nombre científico significa “hombre que piensa”. Aunque esto lo podemos poner en duda con algunos ejemplos cotidianos, como la gente que me sacó de mis casillas y por lo que escribo estas líneas.

Como mamones que luego somos nos gusta separarnos de los animales, pero los seres humanos somos animales. Ese es el reino al que pertenecemos, sí o sí.

Somos de orden de los primates, o sea en donde está tu tío el mono. la familia es Hominidae, es decir con las que estás emparentado como los gorilas (mi hermano), los orangutanes (mi primo) y los chimpancés (tu papá).

Aquí se pone difícil, la tribu es Hominini, el asunto es que todos están extintos como el Australopithecus.

Entonces si lo ponemos completo la cosa queda así:

 Taxonomía y paternidad (tomada de Google)
Taxonomía y paternidad (tomada de Google)

¿Alguien a simple vista es capaz de ver dónde están las ideas de que los padres son distantes o que una niña o niño criado por dos mamás o dos papás tendrá problemas?

No aparece ¿cierto? pues ¡cierto! los hombres hemos sido relegados a un papel pasivo en la vida de nuestras hijas e hijos, hemos aceptado el rol de papás poderosos, distantes, que sólo resuelven de manera mecánica y con los que no hay identificación emocional.

Por todo eso ¡abandonemos la paternidad! tendemos que reconstruirla, animarnos a sentirnos en familia y en grupo, a sentir y a decir lo que sea porque sí ¡y ya!

Basta de creer que la crianza es del dominio de las mujeres, basta de darle excesiva importancia a la maternidad, perdón, pero qué cansado ha de ser para ellas que toda la responsabilidad caiga en ellas ¡pinche hueva!

Claro, muchos saltan ante esto y se quejan. Quién quiere ser importante en la vida de sus hijos ¿no? sin embargo y afortunadamente cada vez hay más evidencia de que estamos mal sino creemos que no debemos involucrarnos o de que no pasa nada si no nos involucramos.

¡Abandonemos la paternidad! esa paternidad restrictiva, esa que nos encierra en una cáscara y nos marchita emocionalmente a lo largo de la vida.

Esa es mi propuesta del día de hoy, tira todo lo que sabes o crees saber sobre ser papá y saca una hoja en blanco. Intenta escribir de manera original y emocional lo que es la paternidad. Intenta definir a un papá que no cumpla con un estereotipo machista, limitante, pobre y marchito.

Te reto a que lo hagas, te pido que lo hagas, es más si quieres mándamelo al mail (para que me lo fusile jejeje), te recuerdo que el mail es blogpapamoderno@gmail.com

¡Abandonemos la paternidad!

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario