La vuelta del Viaje

Un buen día me dí cuenta de que algo le faltaba al cuadro familiar, estábamos en la sala, mi hija estaba jugando, mi esposa viendo sus cosas y yo leyendo. En ese cuadro me percaté que no sentía cierre, que me faltaba algo: otro hijo.

Me cayó como balde de agua helada ¿yo? ¿con ganas de otro/otra? Después de haber defendido a capa y espada el porqué sólo quería a mi hija ¡YO! ¡CON GANAS DE OTRO! 

LEER MÁS…La vuelta del Viaje